27 enero 2012 Tenis

El panorama tenístico en los grand slams poco parece haber cambiado con respecto a la temporada pasada ya que el serbio Novak Djokovic se ha vuelto a meter la final del Abierto de Australia del que ostenta el título. Su rival en esa final será Rafa Nadal que tras perder multitud de finales contra el serbio el año pasado intentará que cambie el signo de su suerte y ganar su segundo título en Melbourne.

Para conseguir el acceso a la final Djokovic tuvo que sufrir mucho para superar a Andy Murray. El escocés plantó cara durante casi cinco horas pero de nuevo le faltó ese poquito más que hace falta para derrotar a los mejores en una gran cita y acabó perdiendo por 6-3, 3-6, 6-7(4), 6-1 y 7-5 después de haber exprimido a Djokovic casi hasta la extenuación.

Un partido tan largo entre dos tenistas con tanta calidad suele atravesar por diferentes fases y la primera de ellas fuera favorable para Djokovic. El tenista serbio consiguió romper el servicio de su oponente en el cuarto juego pero Murray recuperó la rotura inmediatamente. Sin embargo, el escocés estaba jugado de forma demasiado temerosa y defensiva y su saque le jugó otra mala pasada permitiendo a Djokovic ponerse con 4-2 y cerrar poco después la primera manga.

El dominio de Djokovic no disminuyó en la segunda manga en la que se colocó con 2-0 ante un Murray que parecía estar completamente fuera del partido. Djokovic incluso tuvo ventaja para colocarse con un 3-0 que sonaba a definitivo. Sin embargo, para su suerte y la del partido, Murray reaccionó, salió de su apatía, igualó el marcador y se enchufó por completo en el partido para ganar cuatro juegos consecutivos que no sin sufrimiento le permitieron ganar la segunda manga ya que a su juego le faltaba bastante continuidad.

La llegada al partido de Murray vino propiciada por el cambio en su guión de juego ya que empezó a sacar a pasear su derecha para crear problemas a su oponente. El escocés tuvo hasta cinco bolas de rotura desaprovechadas en el primer juego pero las desaprovechó. Sin embargo, rompió en el tercero pero se dejó de nuevo el servicio poco después. El escocés avisaba pero no mataba y eso lo aprovechó Djokovic para mandar el set al tie break a pesar de ir 6-5 abajo. Allí, Murray se lo apuntó y comenzába el cuarto set con opciones de cerrar el partido, unas opciones que se esfumaron muy rápidamente.

En ese cuarto set, el escocés fue un puro espejismo de lo que es y pronto se vio con 4-0 abajo. Murray se dejó ir, perdió el set en 25 minutos y con el puede que el partido aunque quedaba la última manga.

Y es que aunque todo seguía igualado, Djokovic era mejor, estaba mejor física y mentalmente y parecía cobrar una ventaja definitiva con el 4-2. Aún así, Murray tiró de casta y llegó a contar con tres bolas de rotura que le hubieran colocado con 6-5 y servicio para colarse en la final. Sin embargo, a Murray le faltó ese instinto asesino que tienen los mejores para apuntillar a su rival cuando lo tienen casi entregado, dio vida a Djokovic y perdió por 7-5.

Al final del partido, el escocés habló de su físico, una de las claves del partido:

Creo que ahora estoy mejor preparado mentalmente; físicamente puedo mejorar, claro. Pero si me comparo con hace un año, me encuentro mucho mejor

Djokovic también habló de ese factor que veremos si influye de cara a la final ya que han sido cinco horas de juego y un día menos de descanso con respecto a Nadal:

Creo que los dos hemos acusado un bajón físico. Él en el cuarto set, yo durante el segundo y parte del tercero. Estuvo más seguro en la pista; fue más agresivo. Creo que ha estado jugando mejor, pero estas cosas se deciden por un poco de suerte y por los aciertos en los golpes decisivos

Vía | Australian Open

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 27 enero 2012
  2. ATP Dubai 2012: Quedaron listas las semifinales este jueves 1 marzo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *