1 noviembre 2016 Baloncesto

Steven Adams mejora su contrato en los Thunder

Con el final de octubre se acababa la oportunidad que tienen algunos equipos y jugadores de extender su contrato, concretamente los jugadores que entran en el último año de su contrato rookie. Algunos de estos jugadores han firmado nuevos contratos y, aprovechando la coyuntura y el nuevo espacio salarial, se han convertido en nuevos millonarios de la NBA.

Oklahoma City Thunder ha sido quien más fuerte ha apostado renovando a dos jugadores a precio de oro, que junto con el renovado Russell Westbrook formarán la columna vertebral del equipo en los próximos años. Estos jugadores son Steven Adams, el pívot neozelandés que se ha convertido en pieza clave del equipo, y Victor Oladipo, un jugador llegado desde los Orlando Magic en el traspaso de Ibaka.

El nuevo contrato de Adams, que contabilizará a partir de la próxima temporada, es de cien millones por los próximos cuatro años, una enorme mejora teniendo en cuenta que cobraba algo más de tres millones de dólares. Oladipo, que este año tenía un sueldo de 6’5 millones de dólares, también firma un contrato de cuatro años por un total de 84 millones.

Rudy Gobert ha visto mejorado su contrato con los Jazz

Otro jugador que pasará en el verano de 2017 a ser un nuevo rico de la NBA es Rudy Gobert. El pívot francés de los Utah Jazz, fundamental en el aspecto defensivo del juego de su equipo, ha extendido su contrato para cuatro años más por un total de 100 millones de dólares, aproximadamente, cuando este año su sueldo apenas rebasaba los dos millones de dólares.

Adams y Gobert no son los únicos jugadores altos que verán muy mejorados sus contratos el año próximo. A esta lista hay que sumar a Gorgui Dieng, el pívot senegalés de los Minnesota Timberwolves que firma un contrato de 64 millones de dólares a cobrar en los próximos cuatro años, y Cody Zeller, jugador interior de los Charlotte Hornets que se llevará 56 millones, también en los próximos cuatro años.

Estos nombres citados se unen a una serie de jugadores que ya habían extendido su contrato antes de las últimas horas para el límite. Son los casos de C.J. McCollum, que renovó con los Blazers en verano, del griego Giannis Antetokounmpo, que renovó en septiembre a razón de 100 millones por cuatro años, y del alemán Dennis Schroder, que en octubre llegó a un acuerdo para mejorar su contrato con los Hawks.

Caldwell-Pope saldrá a la agencia libre

En cambio, hay jugadores a los que se les ha pasado el límite sin extender su contrato, caso por ejemplo de Kentavious Caldwell-Pope. Los Detroit Pistons estaban por la labor de mejorar la situación de su escolta titular, pero no han alcanzando las exigencias económicas del jugador, que en verano será agente libre aunque restringido, por lo que los Pistons podrán igualar cualquier oferta que reciba.

Nerlens Noel es un caso diferente, ya que su problema ha sido que los Sixers no han querido extender el contrato. En la zona de Philadelphia hay overbooking y la dirección del equipo confía más en el progreso de otros jugadores, como Embiid, que en el de un Noel que encima ha vuelto a pasar por quirófano, y que seguramente termine la temporada vistiendo la camiseta de otro equipo.

A la lista podemos añadir otros nombres como el de Mason Plumlee, pívot que no ha llegado a un acuerdo con los Blazers, o Tony Snell, un recién llegado a los Bucks pero que no parece entrar en los planes de futuro del equipo. Tampoco hay extensión para Shabazz Muhammad en los Wolves, un jugador que también entra en las quinielas para ser traspasado.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *