10 abril 2009 Fútbol

adriano.jpg

El delantero brasileño del Inter de Milan Adriano ha anunciado que dejará la práctica del fútbol de forma temporal. Así lo ha hecho saber hoy en una rueda de prensa en un hotel de Río de Janeiro, en la que el futbolista ha dado la cara, tras pasar una semana prácticamente desaparecido. El jugador abandonó la concentración con la selección brasileña tras la disputa de un partido ante la selección de Perú, y no volvió a Italia, con lo que se le dio por desaparecido, e incluso por muerto en algunos medios.

El Emperador argumenta que “no es feliz en Italia” y que ha perdido la alegría jugando al fútbol. Adriano necesita abandonar Europa y quedarse en Brasil: “Soy feliz en Brasil, junto a mis amigos y a mis familiares”. A pesar de que tiene contrato con el club italiano hasta 2010, el delantero ha recalcado que si vuelve a jugar al fútbol sería en Brasil y para el club en el que dio sus primeros pasos, el Flamengo, por lo que desde Milan ya han iniciado los contactos para desvincular al jugador de la entidad.


La carrera de Adriano ha estado salpicada de acontecimientos negativos desde que llegó a Milan. Antes, el Adriano de Brasil, era un jugador prometedor con un futuro brillante por delante. Máximo goleador del Mundial sub 17 de 1999, Adriano era un delantero grande, fuerte, muy rápido y con un disparo con la zurda demoledor. Pero cuando dejó el Flamengo para fichar por el Inter, todo cambió, y eso que con los italianos ha ganado dos Scudettos y dos copas.

La noche y el alcohol provocaron las desavenencias con los técnicos, sobre todo con Mancini. El entrenador italiano llegó a apartarlo del equipo y dejarlo fuera de los inscritos para jugar la Champions League, por lo que acabó jugando cedido en el Sao Paulo. Con la llegada del portugués Jose Mourinho al banquillo de San Siro, a Adriano se le dio una nueva oportunidad, pero el delantero siguió trasnochando y viéndose envuelto en problemas relacionados con la droga, la bebida e incluso la prostitución.

Con sólo 27 años, Adriano dice basta. Quiere cortar por lo sano, alejarse del fútbol y dejar atrás toda la presión con la que ha vivido desde muy joven. Una pena para los amantes del fútbol que un jugador con unas condiciones tremendas para la práctica del deporte rey, no haya tenido la cabeza suficiente para mantenerse en la élite.

Vía | El País

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *