12 noviembre 2008 Tenis

argentinos.jpg

Argentina está buscando conseguir su primer título de Copa Davis a toda costa. Desde que Juan Martín Del Potro lograse el punto decisivo ante los rusos, los argentinos han creado todo tipo de estrategias con el fin de neutralizar a la “armada española”.

El entrenador y ex top ten, Alberto Macini, pasó horas y horas pensando en como incomodar a la estrella española y número uno del mundo Rafa Nadal. Por lo general, Argentina juega de local en el Parque Roca en pistas de tierra batida. Obviamente, ésta superficie era la preferida por Nadal por lo que su elección para la final quedó totalmente descartada. Es por eso que se pensó en un estadio cerrado y una superficie muy rápida buscando incomodar a Nadal y potenciar el juego de Nalbandian y Del Potro.


El tema es que, conocida la baja de Nadal, los argentinos han decidido hacer modificaciones en la superficie para que la misma sea más lenta. Se cree por el lado de los argentinos que una mayor velocidad aumentaría las posibilidades de Ferrer, Feliciano López y Verdasco.

Ayer, Nalbandian y Acassuso (Del Potro está en el Masters) probaron la superficie y coincidieron en que era necesario disminuir un poco la velocidad de la pista. De inmediato Mancini se puso en contacto con Sofía Lokman, una cordobesa que trabaja para la empresa española Composan, la encargada de colocar y adaptar el piso

De inmediato, la joven coordinó el cambio y le explicó a la prensa lo que había que hacer: “Los jugadores me dijeron que se sienten más cómodos en una superficie más lenta. Les gusta cómo quedó pero le quieren bajar la velocidad. Creo que tiene que ver que no viene Nadal”, dijo Lokman agregando que “Dentro de un rango de 25 a 50 que permite la FIT, está en 37. Vamos a hacer una nueva aplicación de pintura (es una mezcla de resinas elastoméricas con partículas de caucho) para bajar un poco. Esto se hará de inmediato para que en un día (sería hoy a la tarde) ellos puedan probarla de nuevo y nos den el OK. También hay cuestiones que complican. Como el estadio todavía está en obras, hay mucho polvillo y eso modifica la velocidad. Una vez pintada la vamos a cubrir con una protección plástica que se sacará solamente cuando haya entrenamientos”.

Esto marca un detalle más de la importancia que tiene la final para los argentinos. Mar del Plata será una caldera y los españoles deberán mostrar todo su temple si es que quieren volver a conquistar la Ensaladera de Plata.

Vía | Ole

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 12 noviembre 2008

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *