27 enero 2010 Fútbol

Juan Carlos Oliva y Antonio Tapia se han quedado en el paro

Los resultados de la jornada 21 de la Liga Adelante han acarreado dos despidos. El primero en hacerse oficial fue el de Juan Carlos Oliva como técnico del Salamanca, que llegó esta verano a la localidad castellana, tras ejercer como segundo entreandor en el Recreativo, avalado por Balta, el secretario técnico del club. Tras la temporada pasada en el que equipo coqueteó durante buena parte del campeonato con los puestos de ascenso, la afición charra se había ilusionado con el regreso a Primera División y de momento, el equipo no está cerca.

Juán José Pascual, presidente la entidad, ha argumentado como uno de los motivos de la destitución la falta de comunión entre técnico y afición, una afición que cree que hay plantilla para algo más que ser un equipo de media tabla a seis puntos del ascenso. En esta situación recoge el testigo José Agustín Cenzual, más conocido como Sito, anunciado de forma oficial como nuevo técnico hasta el 30 de Junio. Sito lleva toda la vida ligado al Salamanca, primero como jugador, y después como segundo entrandor y entrenador del filial.


Lo de Antonio Tapia con el Real Betis ha sido una cuenta atrás. Prácticamente desde el primer día se cuestionó su método de trabajo, y entre el ambiente convulso que se vive institucionalmente y que ni los resultados ni el juego han acompañado, sobre todo lejos de casa, la aventura del técnico malagueño en el conjunto verdiblanco ha sido una lenta agonía. Lopera no perdió tiempo en buscarle sustituto: ya se habló en su día del regreso de Juande Ramos, algo que quedó en nada, y otro regreso que es el que sí se ha hecho oficial, el de Víctor Fernández.

Cuando llegue el maño se encontrará un equipo a 4 puntos del ascenso con un problema mayor que la posición: la plantilla tiene nivel, pero en mi opinión carece del compromiso necesario. Por ejemplo, Sergio García se pierde muchos partidos por las lesiones, Emana quería y quiere forzar su salida para regresar a Francia, Goitia e Iriney firmaron por un Betis en Primera para acabar jugando en Segunda, amén del alarmante bajo rendimiento de Mehmet Aurelio o Pavone, llamados a ser importantes en este equipo. Para seguir al frente del Betis el año próximo, Víctor tendrá que levantar este equipo y meterlo en Primera.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 27 enero 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *