10 noviembre 2010 Ciclismo

Bjarne Rijs confesó haberse dopado durante el Tour de 1996

Durante 5 años, nadie era capaz de discutirle un Tour de Francia a Miguel Indurain, hasta 1996. En ese año, un corredor que hasta 1995 era considerado como discreto, incluso mediocre si no fuera por sus victorias de etapa en grandes vueltas, destronó al campeón navarro. Era Bjarne Riis, un danés que dio un gran salto en el Tour del 95, donde finalizó tercero, y que dio un salto aún mayor al año siguiente ganando la Grande Boucle.

Riis hubiera pasado a la historia como el primero en vencer a Indurain en el Tour, incluso su ataque en Hautacam con el plato grande hubiera quedado para los anales, pero el danés no estaba limpio. Una vez retirado como ciclista, años después de sus hazañas, Riis confesó que iba hasta las cejas. Por algo, lo llamban Mister 60%.


Ahora, la historia del director del Team Saxo Bank, y por tanto futuro jefe de Alberto Contador, vuelve al primer plano de la actualidad a raíz de unas memorias que ha publicado recientemente, con la ayuda del escritor danés Lars Steen Pedersen. Un libro en el que el ex-ciclista destapa toda la mentira de su carrera ciclista, un libro al que interesa promocionar y por tanto, al que le viene muy bien el escándalo.

Riis confiensa haber consumido cortisonas, hornonas del crecimiento y EPO durante toda su carrera deportiva, es decir, entre 1986 y 1999, y declara que era una práctica habitual en la época. Tan habitual como que guardaba la EPO en la nevera de su casa y que gastó durante ese tiempo más de 100 mil euros para adquirir tales productos. Segun Riis, era el único modo de estar entre los mejores y por tanto, de conseguir buenos contratos y buenos ingresos.

Las nuevas declaraciones de Riis, junto con lo que ya sabemos de algunos de sus coetáneos, hacen mucho daño al ciclismo y empobrecen sobremanera la imagen que teníamos de aquellos campeones de los años 90. Auténticos héroes para miles de personas, que al menos en España y sobre todo en julio, renunciaban a su siesta diaria, tenían barra libre y por tanto, poco o nada sabemos de la veracidad de sus triunfos.

Vía | Público

Comentarios

2 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 10 noviembre 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *