27 diciembre 2016 Fútbol

Oscar se marcha del Chelsea para jugar en la liga china

El año pasado, el fútbol chino reventó el mercado de fichajes de invierno, al llevar a precio de oro a jugadores a su liga. Futbolistas como Jackson, Gervinho o Pelle se unieron a futbolistas como Hulk o Lavezzi, que decidieron poner rumbo al país asiático en busca de sueldos astronómicos a costa de perder motivaciones deportivas.

Este año 2017 parece que no va a ser menos y China volverá a protagonizar grandes traspasos. De hecho, ya ha hecho saltar la banca con la contratación de Oscar, futbolista brasileño que defendía la camiseta del Chelsea y que ahora va a jugar en el Shanghai SIPG Football Club, equipo que dirige el portugués Andre Villas Boas y en el que están el brasileño Hulk o el argentino Darío Conca, que llegó a ser en su día el futbolista mejor pagado del mundo.

Ese honor le corresponderá ahora a Oscar do Santos. Este chico de 25 años que comenzó su carrera en Sao Paulo para luego jugar en Internacional de Porto Alegre y Chelsea, su equipo desde 2012, podría ganar más de 25 millones de dólares por temporada en China. Hablamos de una cifra desorbitada incluso para la liga china, desbancando a su compañero Hulk del primer puesto de jugadores mejor pagados en el país oriental.

Otro récord que le roba al que será su nuevo compañero es el de traspaso más caro del fútbol chino. Si por el delantero brasileño pagaron en su día 55 millones de euros, por Oscar el Shanghai habría desembolsado entre 65 y 71 millones, casi tres veces más que lo que pagó el Chelsea en su día. Teniendo en cuenta las cantidades y que el jugador cada vez contaba menos para su entrenador, Conte, no extraña en absoluto la venta.

Aun así, el hecho de que un futbolista cambie la Premier League por la liga de China con apenas 25 años, teóricamente con mucho fútbol por delante, da que hablar y que pensar. Desde el punto de vista romántico de un seguidor del fútbol, no cabe que un jugador se abandone tan pronto y que prime otros aspectos por encima de la competición y la gloria. Pero el fútbol es así, y Oscar no es ni el primero ni será el último.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *