26 mayo 2017 Tenis

Rafa Nadal sirviendo

Rafa Nadal espera impaciente por el sorteo de cara a Roland Garros donde buscará ganar por décima vez en tierras parisinas, algo que ningún tenista ha conseguido en la historia – imponerse tantas veces en una misma superficie – Por lo pronto ya reinó el mismo número en Montecarlo y Barcelona.

Una de las claves del buen andar del balear es la mejora en los porcentajes de efectividad con su servicio. En esto sin duda es importantísimo el aporte del mallorquín Carlos Moyá en su equipo, que le ha dado un plus en ese rubro, acaso uno de los pocos puntos débiles del ya legendario ‘Rey de la Tierra’.

Siempre se ha destacado que si Rafa tuviera un servicio más potente que el que posee, sería casi invencible y no solo en polvo de ladrillo sino en todas las superficies. El balear no se ha caracterizado por ser un eximio sacador y más bien su segundo saque ha sido un dolor de cabeza para él porque por ahí le han atacado sus adversarios en especial entre 2015 y 2016.

Con Carlos Moyá, el de Manacor ha estado trabajando constantemente para mejorar tanto en los kilómetros por hora como en los porcentajes de efectividad en especial con el segundo. Por ahora se están viendo buenos resultados. Se advierte que Rafa ha ganado más puntos con su segundo servicio en esta temporada que en toda su carrera.

La estadística muestra que en el 2017, Rafa ha elevado de un 60% de puntos ganados con el segundo saque, por encima del 54% que presentaba en el 2016 y el 55% de entre el 2014 y 2015. Es decir seis puntos porcentuales, que si bien en teoría pareciera poco, en la práctica representa un gran cambio puesto que se traduce en que las posibilidades que le rompan un servicio son menores que en las tres últimas temporadas.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *