30 diciembre 2016 Fútbol

Prandelli sólo ha durado diez partidos en el Valencia

Cuando las cosas van mal, los aficionados solemos pedir la dimisión del entrenador, pero los entrenadores suelen esperar a que los echen. Por eso, que un entrenador dimita no suele ser lo habitual y ya que dimitan tres, como está ocurriendo en este final de año 2016 en España, pues un caso para estudiar.

Prandelli es el tercer entrenador que dimite en estas Navidades

Dimitió Juande Ramos, dejando el Málaga en manos del Gato Romero, dimitió Vicente Moreno en el Nàstic de Tarragona, que ha fichado a Juan Merino para sustituirlo, y ahora dimite Cesare Prandelli, para cerrar un año para olvidar para la afición valencianista. Y lo del italiano no admite discusión, pues su dimisión ha sido irrevocable.

Solamente diez partidos es lo que ha durado el técnico italiano al frente del Valencia. Su llegada, después del mal inicio con Pako Ayestarán, despertó ilusión por el buen currículum del que hacía gala Prandelli, pero a lo largo de este corto periplo ha quedado demostrado que o bien lo del entrenador no es el problema de este Valencia o bien Prandelli no era la solución.

En los diez encuentros con Prandelli el Valencia sólo ha conseguido tres victorias, y dos de esas victorias fueron frente al Leganés en la eliminatoria de dieciseisavos de Copa del Rey frente al Leganés. Por muchos palos públicos que el italiano dejaba a sus jugadores en rueda de prensa, no había reacción alguna de estos. Y todo desemboca en una huida por la puerta de atrás de Prandelli.

Voro probablemente se hará cargo del equipo hasta final de temporada

El Valencia se queda en manos del de siempre, Voro. El ex futbolista de La Alcudia ya ha acudido varias veces al rescate en situaciones límite y de nuevo le toca asumir la dirección desde el banquillo de la primera plantilla che. Probablemente esta vez sea hasta final de temporada y no unos cuantos partidos como interino, como en las ocasiones anteriores.

A Voro (o al que venga si es que convencen a alguien) también le traerán nuevos fichajes, al punto de que casi se espera una revolución en la plantilla. En definitiva, medidas desesperadas para un equipo que lucía carácter de grande y que lleva años dando bandazos a la deriva.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *