5 mayo 2015 Fútbol

La Juve venció al Real Madrid en la ida por 2-1

El Real Madrid llevaba sin ganar 53 años a la Juventus en Turín y la racha negativa continuará hasta la próxima ocasión. No ha podido ser en este duelo de ida de las semifinales de la Champions League, en un partido en el que los de Ancelotti no han dado su mejor imagen y en el que, a pesar de eso, no han sacado un mal resultado, pues el 2-1 dentro de lo que cabe no es tan negativo.

La Juve comenzó muy fuerte, con una presión bastante alta que propició que el Real Madrid acumulara muchas pérdidas de balón, especialmente Ramos, hoy otra vez mediocentro, y Marcelo. De una del brasileño, precisamente, nació la jugada del 1-0 para los bianconeri, que anotó Morata aprovechando un despeje de Casillas. Pero la Juve no iba a poder mantener ese ritmo todo el encuentro.
El último tercio de la primera mitad fue de claro dominio madridista

Así, el Madrid fue poco a poco serenándose, y ya sin esa presión, empezó a combinar y a sentirse a gusto con la pelota. Llegó el empate, con un remate de cabeza a puerta vacía de Cristiano Ronaldo a centro de James y pudo llegar el 1-2 pero el colombiano no precisó un remate a bocajarro y la pelota se estrelló en el larguero. En ese segundo acto del primer tiempo, los blancos, hoy de negro, fueron mucho mejores.

Nada hacia presagiar, pues, que la segunda parte iba a ser bastante mala. El guión fue el mismo y la Juve volvió a presionar, no de forma tan intensa como al principio pero sí de forma incluso más precisa, eligiendo muy bien donde y a quien hacerlo. Y anotaron el 2-1, de penalty que forzó Tévez en una jugada de contraataque que nació de un saque de esquina del Real Madrid.
La mala segunda parte del Madrid los obliga a ganar por 1-0 en la vuelta

La diferencia fue, esta vez, que al gol de los locales no hubo reacción por parte del Real Madrid, sino todo lo contrario. Con los cambios, además, el equipo fue a menos, así que las últimas oportunidades del partido cayeron del lado italiano. Si Fernando Llorente hubiera estado más acertado en dos acciones puntuales, otro gallo hubiera cantado. Pero por eso mismo, el español rasca banquillo este año.

Así pues, como decíamos, el 2-1 no deja de ser un resultado malo pese a ser una derrota. A nadie le gustaría tener que verse en la circunstancia de hacerle un gol a un equipo italiano como esta Juve, que cuando quiere y lo necesita sabe poner en práctica el catenaccio más clásico, pero durante un momento el Madrid ha demostrado que le puede a la Juve. El Bernabeu tiene que ayudar a ese momento perdure más que en Turín

Vía | UEFA

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *