3 noviembre 2016 Béisbol

Los Chicago Cubs ganaron las Series Mundiales de beisbol de 2016

Los Chicago Cubs son una de las franquicias de beisbol con más historia de los Estados Unidos. Fundado en 1870, siendo uno de los equipos que participó en la creación de la Liga Nacional, fue uno de los primeros equipos con éxito pero se ha llevado más de cien años sin ganar las Series Mundiales, una racha que se rompió por fin.
Pese a su fama de perdedores, los Cubs son un equipo con muchos seguidores y muchos famosos entre ellos

Los Cubs, un equipo con muchos famosos entre sus seguidores (los cantante Eddie Veder o Tom Morello, los actores John Cusack o Bill Murray, la candidata a presidente Hillary Clinton …), vencieron en la final a los Cleveland Indians. Una final que necesitó de siete partidos, con remontada incluida para el equipo de Chicago rompiendo con esa maldición que parecía pesar sobre ellos.

Una maldición con historia, historia que viene de la última vez que habían ganado el título de la Liga Nacional, en 1945, y estaba cerca de ganar por tercera vez las Series Mundiales. En uno de los partidos de la final, un fan de los Cubs intentó acceder al estadio con una cabra. Ante la negativa de dejar pasar al animal, pese a que había adquirido un billete para él, el aficionado maldijo a los Cubs, asegurando que nunca ganarían las Series Mundiales hasta que su cabra no accediera a los partidos.

No sabemos si la cabra llegó a entrar en el Wrigley Field, pero el caso es que los Cubs quedaron malditos, sin volver siquiera a ganar la Liga Nacional, hasta este año 2016. La racha se rompió y el equipo de Chicago volvió a celebrar un título de las Series Mundiales, el tercero tras los logrados en los lejanísimos 1907 y 1908, considerada como la peor racha del deporte estadounidense.

Los Indians llegaron a tener la serie final muy de cara, con un 3-1 a favor

Como dijimos antes, la final necesitó de los siete partidos. Los Indians ganaron el primer encuentro (6-0) y los Cubs el segundo (5-1), pero la serie se iba a poner muy bien para los de Cleveland tras ganar los dos siguientes encuentros (1-0 el tercero y 7-2 el cuarto). Los Cubs salvaron los dos match ball que tenían por delante (3-2 el quinto y 9-3 el sexto) forzando el séptimo encuentro.

Hacía mucho que un equipo no remontaba un 3-1 en contra en la gran final por el título, pero los Cubs pudieron con la estadística y con aquello de tener que jugar fuera de casa, ganando por 8 carreras a 7. Y por supuesto con su maldición, acabando con 108 años de sequía y poniendo de nuevo al beisbol en primer plano en la ciudad de Chicago.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *