29 abril 2015 Fútbol

Fiesta del ascenso a la Serie A del Carpi

En el corazón de la Emilia – Romaña se esconde una ciudad llamada Carpi, con aproximadamente 70 mil habitantes, que no pasa precisamente por ser una de las más conocidas de la región. Sin embargo, a lo largo del próximo curso 2015-2016, este recóndito lugar que sólo es noticia cuando en él suceden cosas tristes recibirá visitas ilustres: la de los jugadores de la Juve, el Milan, el Inter …

A veces, en el fútbol se dan milagros. A veces, hay excepciones y no todo es dinero, dinero y dinero. La próxima temporada, la Serie A contará entre sus equipos con un modesto club que, con apenas 3 millones de euros de presupuesto, se ha merendado la Serie B y ha conseguido asegurarse una plaza de ascenso a cuatro jornadas para el final. Ese es el Carpi FC 1909.

Se trata de un club centenario que, sin embargo, nunca había conocido las mieles del éxito a este nivel. A lo largo de la historia se había movido por las categorías inferiores del fútbol italiano, un escenario lógico para una ciudad de su población y de su entorno, rodeada de ciudades más importantes y con clubes más importantes como Bolonia o Módena. Pero eso ha cambiado en el último lustro.

El equipo no superó ciertos problemas económicos y se vio condenado al ostracismo deportivo, prácticamente obligado a empezar de nuevo a principios del 2000. Pero con el apoyo de unos empresarios locales que se hicieron con la mayoría del accionariado y por tanto con el control del equipo, el Carpi no es que resurgiera de sus cenizas, es que ha llegado a donde nunca antes había llegado.

En 2009, el equipo todavía estaba en la Serie D y ahora en 2015 se estrenará por primera vez en su historia en la máxima categoría del Calcio. Ni las difíciles condiciones de la región, desolada tras un terremoto en 2012, han frenado el ascenso meteórico de este modesto equipo que, convertido en el refugio para olvidar los problemas propios y ajenos de los vecinos, va a permitir a éstos vivir el sueño de la Serie A animando a los colores del equipo su casa y no con otros, como tenían que hacer.

Con jugadores que buscan hacerse un nombre o que no han encontrado hueco en la Serie A, el Carpi firma otra de esas historias en la que se demuestra que no se necesita ser el más poderoso para vencer en el deporte. Aunque aún no saben si podrán jugar en su estadio, por el tema de la capacidad, y aunque saben que la aventura será difícil, nadie les quitará lo bailao a ese grupo de personas que ha conseguido un auténtico milagro.

Vía | Sky Italia

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *