9 abril 2015 Baloncesto

Tyus Jones, el último MVP de la Final Four de la NCAA

En la final de la NCAA, que terminó ganando Duke, todos los ojos estaban puestos en las estrellas de cada equipo: Jahlil Okafor y Frank Kaminsky. Sin embargo, el protagonismo se lo acabó llevando Tyus Jones, que con sus 23 puntos, gracias a alguna que otra canasta decisiva y su fiabilidad desde el tiro libre, se llevó al premio al mejor jugador de la final.

Jones, nacido en Minneapolis, llegó el pasado verano a la Universidad de Duke siguiendo los pasos de su compañero y amigo Okafor. Juntos habían defendido la camiseta de la selección estadounidense en categorías inferiores y ahora querían mantener esa sociedad en los Blue Devils, conscientes cada cual que el uno y el otro son mejores jugadores juntos que por separado.

Esa es una de las principales características que destacan de Jones, que a su lado los demás parecen mejores. Ello se debe a que es un base puro, que sabe dirigir bien el equipo con una buena lectura del juego, y que siempre buscará una opción de pase antes que una jugada individual como primera opción. Y no precisamente porque no tenga confianza en sus cualidades ofensivas.

Al contrario, Jones no es un mal anotador, especialmente en situaciones difíciles y desde la línea de tiros libres. Por todo ello, se ganó la confianza de Coach K para ser el base titular en Duke, jugando más de 30 minutos por partido. Por todo ello, algunos expertos creen que Jones podría tener una carrera sólida en la NBA, aunque más para ser un jugador de rotación que otra cosa.

Y es que, en opinión de todos los scouts Jones con su físico lo pasaría muy mal en la gran liga. Sin llegar al 1’90 de altura, ya ha demostrado en su periplo universitario que sufre mucho en defensa ante el tipo de base que se lleva ahora, alto, fuerte y explosivo. Además, es un jugador irregular y por eso sus porcentajes de tiro son relativamente bajos, pese a la fiabilidad que demostró en la final.

De ahí que Jones no suene entre las primeras rondas del draft. Su actuación en la final y el premio al mejor jugador le ha valido subir algunos puestos entre las prospecciones del draft, que días atrás lo situaban al final de la primera ronda y que ahora lo sitúan entre los puestos 15 y 25. Eso si decide presentarse, que todavía tiene 18 años y acaba de terminar su primer año en la universidad.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *