8 marzo 2010 Tenis

nalbandian1.jpg

Suecia y Argentina protagonizaban otro de los enfrentamientos más interesantes de la jornada en la Copa Davis. En Estocolmo y con una albiceleste plagada de bajas los suecos parecían tener la eliminatoria encarrilada. Sin embargo, los argentinos demostraron saber sufrir y creer en sus posibilidades y le dieron la vuelta a los pronósticos. A todos nos alegra comprobar que los partidos no están escritos de antemano. Salud.

Personalmente me alegré profundamente tras la victoria de Argentina sobre Suecia por 3 a 2. Triunfaron el juego y el talento sobre la altanería y las circunstancias. La selección sueca creía que Soderling y la coyuntura se encargarían de eliminar a los argentinos, pero resulta que en un mundo tenístico tan competitivo como el de hoy en día se necesita mucho más que eso.

Argentina venía triste a la eliminatoria. En un principio, ninguna de sus tres estrellas podría asistir, aunque finalmente Nalbandián consiguió incorporarse. Sin embargo, Del Potro y Mónaco no estarían presentes y sin ofender, el fondo de armario argentino deja mucho que desear. Además. Nalbandián hbía jugado 2 partidos en 9 meses. Pues con todo y con eso y lo lograron. Felicidades.

El equipo albiceleste ha demostrado saber sufrir, un requisito indispensable en el mundo de la alta competición. Llegaron a Suecia sin apenas posibilidades, pero aún así no se rindieron y desplegaron su juego sin vergüenza ni timidez. Ahora Rusia sabe que la selección con la que se verá las caras en la próxima ronda es de armas tomar.

Vía | Elaboración propia.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 8 marzo 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *