8 febrero 2009 Fútbol

RicardoOliveiraBetisSevilla

El Betis se llevó anoche el derbi de la ciudad sevillana tras imponerse por 1-2 al Sevilla en el Sánchez Pizjuán, donde hacía ya trece años que el equipo verdiblanco no era capaz de arrancar la victoria. Los goles de Sergio García y Oliveira en la segunda mitad dieron una alegría al beticismo, no sólo porque le sirven para alejarse un poco más de la parte baja de la clasificación, sino también porque ganar en casa del eterno rival siempre es un plus de alegría.

Durante la primera mitad, el Sevilla tuvo la posesión del balón pero no creó demasiado peligro. El Betis estaba bien posicionado atrás pero cuando tenía el balón las ideas le escaseaban, así que tampoco se vio mucho fútbol. El partido vivió su punto de inflexión en el minuto 69. En ese momento, el Sevilla se quedaba con diez ya que Duscher tenía que abandonar el campo por doble amarilla. Acto seguido, llegó el primero gol del Betis tras un pase largo de Melli para Sergio García, que remató sin dejarla caer en semifallo, pero lo suficientemente bien como para batir a Palop y poner el 0-1 en el marcador.


El Sevilla quiso buscar el empate pero un poco a la desesperada, colgando balones a Kanouté para que el delantero malí intentara marcar o cederlos a un compañero mejor posicionado. Sin embago, fue el Betis el que volvería marcar. Tras jugada trenzada, el balón llegó al brasileño Ricardo Olveira que batió de tiro raso y cruzado a Palop. El brasileño solo ha necesitado de un partido para volver a marcar en su segunda etapa como verdiblanco.

Quedaban 10 minutos para el final y el Sevilla lo único que pudo hacer ya fue recortar distancias. Kanouté remató de cabeza a la red el 1-2 en el minuto 92 pero ya no había tiempo para más y los béticos podrán esta vez disfrutar la victoria y comentarla a sus vecinos sevillistas.

Vía | As

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 8 febrero 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *