29 mayo 2009 Tenis

santorosafin.jpg

Quiero parar un momento, coger aire y despedir como se merecen a dos estrellas de la raqueta que tan buenos momentos nos han dejado y que en esta edición dice adiós a la tierra batida de París. Marat Safin y Fabrice Santoro no volverán a jugar en Roland Garros, el tiempo pasa implacable. Una verdadera lástima.

Cinco ATP Master Series, 2 Grand Slam y 8 torneos ATP Tour avalan la trayectoria de Safin, la mayor joya que haya producido el tenis ruso. Este moscovita es profesional desde los 17 años y alcanzó el número 1 del tenis mundial en el año 2000, arrebatándole al legendario Sampras la final del Open USA.

Hoy ha dejado París a manos del francés Ouanna en 5 sets, pero todo el que le haya visto jugar recordará un servicio potente, un juego tremendamente físico, aunque ni mucho menos carente de talento y un singular, y a veces polémico, comportamiento en la pista que harán notar la ausencia de este tenista en la pistas.

C.Rochus probablemente pasará a la historia por los 4 sets que ha necesitado para vencer a Fabrice Santoro en el que sería el último partido del tenista galo en la tierra parisina. Este tenista francés cuenta en su haber nada menos que con 67 participaciones en el Grand Slam. Sus mayores logros los alcanzó como doblista, con 24 títulos, llegando a ser número 6 del mundo. Su forma de jugar, tremendamente táctica y muy poco ortodoxa -podía pasar de diestro a zurdo en un mismo punto- le han valido el apodo de “Magician”, “Mago”. Por si esto fuera poco, Santoro disputó en la edición de 2004 de Roland Garros el partido más largo de la historia del tenis masculino: 6 horas y 33 minutos necesitó para batir a su compatriota Arnaud Clément, por supuesto en 5 sets.

El tiempo transcurre inclemente y nos arrebata a figuras de este calibre, aunque las estrellas del momento nos recuerden que nunca dejará de haber magia en el tenis.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *