2 abril 2009 Fútbol

riera.jpg

Sólo un gol de Riera de descuento calló a los 23 mil turcos que abarrotaban las gradas del estadio Ali Sami Yen de Estambul, y que no pararon de gritar, cantar y abuchear. España no sólo superó un ambiente adverso, sino que además le dio la vuelta al marcador en un partido complicadísimo, con dos goles de jugadores del Liverpool, y con un protagonista inesperado, Dani Güiza.

Del Bosque tiró de la veteranía de Marchena, del talento de Silva y de la zurda de Riera para no pasar los mismos apuros que en el partido del Bernabeú. Los turcos comenzaron haciendose dueños del balón, pero no profundizaban porque la roja, hoy de dorado, estaba bien plantada, y fue Riera quien tuvo la primera con un zurdazo lejano que sacó Volkan. Cuando más asentada estaba la selección, llego el gol turco. En una jugada aislada, un centro de Arda Turan lo aprovechó Tuncay, en posición dudosa, para servir a puerta vacía el gol a Semit.

La grada espoleaba a los suyos, que presionaban al límite, con algo de permisividad arbitral, y los chicos de Del Bosque, más pendientes del colegiado que del juego, no daban pie con bola. Mal pintaban las cosas.

Nihat pudo sentenciar al final de la primera parte y al inicio de la segunda, pero el delantero del Villarreal perdonó y España lo aprovechó. España, que seguía apática, se encontró con un regalo decisivo. En un corner a favor, Demirel canta en la salida y el remate a placer de Torres lo salvá con la mano Uzulmuz. El arbitro no dudó en señalar la pena máxima, pero se guardo las tarjetas. Fue Xabi Alonso quien colocó el empate a uno.

Turquía perdió el orden y el partido se convirtió en un correcalles en el que podía pasar cualquier cosa. Llegaron los cambios de Cazorla por Senna, que acabó tocado por las duras entradas que sufrió, el debut de Sergio Busquets en lugar de Silva, y la entrada, en lugar de Torres, de Dani Güiza en el minuto 86, fuertemente abucheado. Los turcos volcados, probaron con varios disparos lejanos, y dispondrían de una clara ocasión que desaprovechó Tuncay en el área pequeña, antes de que se cumpliera el tiempo reglamentario y llegara la jugada del partido. Un despeje español, aparentemente sin peligro, que gana de cabeza Güiza al central Emre Asik, que se duerme. Güiza tiene tiempo de levantar la cabeza, ver la llegada de Riera y servir al extremo del Liverpool el esférico, que empujado por este, acabó entrando entre las piernas de Volkan Demirel.

España también sabe sufrir, sabe ganar sin jugar bien, y ha salvado los compromisos más difíciles que tenía de cara a estar en Sudáfrica. Con 18 puntos de 18 posibles, aventaja en 6 a Bosnia, en 10 a Turquía y en 11 a Bélgica. Vicente del Bosque y los suyos han dado hoy un paso de gigante para el Mundial de 2010.

Foto | Marca

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Holanda, Inglaterra, España y Alemania directas a Sudáfrica 2 abril 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *