12 septiembre 2015 Baloncesto

Mirotic-españa

La selección de baloncesto firmó su pase a cuartos de final al vencer a una combativa Polonia que aprovechó la baja de Rudy Fernández y dio guerra hasta el último cuarto pero que no pudo frenar a un Pau Gasol espectacular que firmó 30 puntos con 6/7 en triples.


Aunque los primeros dos minutos fueron de Polonia, pronto apareció el juego interior español para dominar a un Gortat que nunca estuvo cómodo en el partido. Aun así, Polonia iba a demostrar que no había llegado tan lejos por casualidad y empataba el partido tirando de acierto exterior, pero el dominio de Gasol ya se hacía patente y 7 puntos del de Sant Boi ponían el 25-20 al final del primer cuarto.

La salida de las segundas unidades a pista con el cambio de periodo benefició de sobremanera a los centroeuropeos puesto que la conexión del Chacho con Pau Ribas en el juego exterior no acabab de funcionar y Karnowski se mostraba muy acertado en el interior. Los polacos dieron la vuelta al marcador minimizando errores frente a la multitud de fallos en la elaboración de jugadas de la selección pero la vuelta de Gasol al partido permitió tranquilizar a un Sergio Rodríguez que comenzó a penetrar con facilidad a canasta y volver a poner en liderazgo a los de Scariolo con triples de Mirotic y Claver a pesar de que los polacos seguirían manteniendo un nivel excelso para mandar el partido al descanso con solo dos puntos de diferencia.

La igualdad se mantenía como tónica general en la segunda parte con alternativas cortas en el marcador hasta que Gasol volvió a aparecer esta vez en fase defensiva para contrarestar el buen nivel de Waczynski que mantenía a Polonia por delante en el marcador hasta bien entrado el tercer cuarto. La debilidad en el rebote ofensivo hacía saltar las alarmas pero la garra de Felipe Reyes y un 2+1 de Mirotic igualaban el encuentro a 55 antes del último periodo.

Los malos terceros cuartos han sido una constante en el campeonato de España, pero del mismo modo que los buenos últimos y en este caso no iba a ser diferente. Un Llull eléctrico generaba problemas de faltas en el rival desde el principio del periodo y el acierto exterior de Sergio Rodríguez además de un pluriempleado Gasol acertadísimo en el rebote generaba un +7 casi de improvisto que casi tumbaba a los polacos. Desde ahí, España fue un rodillo que no quitó el pie del acelerador en ningún momento con Gasol acumulando puntos y sentenciando el partido con el 80-66 final.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *