31 agosto 2011 Baloncesto

¿Es ético que un entrenador prometa a un jugador un plaza en el Eurobasket mientras otros pelean por ella sin saber que ya está dada? ¿Y que un jugador descartado cargue contra el seleccionador nacional antes del debut de sus compañeros en un gran campeonato? Pues estas son algunas de las preguntas en torno a las que gira la polémica que ha surgido en los últimos días entre Sergio Scariolo, entrenador de España, y Carlos Suárez, alero del combinado nacional.

Carlos Suárez llegaba este año a la concentración de la selección española con mucha ilusión. El alero del Real Madrid había continuado su progresión como jugador y tras dos campeonatos siendo descartado a las puertas, esperaba tener su oportunidad, sobre todo con Mumbru y Garbajosa fuera del equipo. Sin embargo, Scariolo decidió descartarlo por tercera vez y el madrileño ha estallado diciendo que Scariolo le había prometido ir y que no sabe si volverá a la selección con el técnico italiano:

Alguien de la Federación me aseguró que era fijo con la preparación iniciada y cuando ya se sabía que sólo podían ir doce jugadores. El seleccionador también, me dijo exactamente que era fijo. Estoy decepcionado por quedarme fuera por tercer año consecutivo, pero lo que más me ha fastidiado es que Scariolo no ha cumplido con lo que me prometió. Intuía que algo raro pasaba. De haberme avisado, quizá también hubiera acudido. Llegué lesionado a la concentración y me esforcé para empezar con mis compañeros, porque a priori iba seguro. Tras el descarte, lo primero fue felicitar a Sada y ahora animaré a la Selección

Si vuelvo a ser convocado por Scariolo­, no sé si iría. No me cierro las puertas, pero no quiero vivir otra situación igual. Si me dicen que me debo ganar el puesto, les respondería que es suficiente con lo hecho durante el año. El presidente ni me ha llamado ni nada, sólo recibí apoyo del jefe de equipo, Martín Caño

Es entendible que Suárez esté enfadado y sus ganas de acudir al campeonato le honran pero, en cualquier caso, quizás se equivoca afirmando que lo que ha hecho durante el año era suficiente para ir a la selección. La gira de partidos de preparación sirve para algo y, en ella, Suárez no ha dado el nivel que le conocemos y ha firmado partidos bastante flojos, motivo por el que comenzó a hablarse de que estaba en la lista de descartables.
Además, en el otro extremo de la polémica tenemos a Sergio Scariolo que afirma que jamás prometió a Suárez un puesto fijo:

Nunca se le dijo a Carlos que iba a ser un jugador fijo en los doce. Sí en los catorce cuando la FIBA lo permitía. Ahí hay un error de plazo porque si le dijimos a Carlos que iba a estar cuando la norma permitía llevar a catorce jugadores. Pero nunca se le dijo que fuera a estar tras la decisión de la FIBA de que fueran doce jugadores

Por tanto, alguien miente en esta polémica y no sabemos a quíen creer. Si Scariolo le prometió ir sin ver su rendimiento a estas alturas del año, fue un grave error por su parte. Si Suárez le creyó y se relajó también se equivocó, porque con la competencia que hay en la actual selección casi nadie tiene el puesto asegurado al menos, claro está, que te llames Pau Gasol y aparezcas con dos anillos de campeón NBA en la mano o entres en el status de jugador indiscutible que tienen el propio Pau, Calderón o Rudy, un estatus que ahora mismo no tiene ni de lejos Carlos Suárez.

Vía | ACB

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 31 agosto 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *