7 noviembre 2014 Baloncesto

barça-fenerbahce

FC Barcelona y Real Madrid vencieron sus encuentros de Euroliga de esta jornada con mayor y menor autoridad ante el Fenerbahce y Dinamo Sassari respectivamente. Los blancos dominaron sin demasiadas dificultades al cuadro italiano con la ausencia de Rudy Fernández y de nuevo introduciendo rotaciones mientras que el cuadro de Xavi Pascual supo sufrir en la cancha otomana y se llevó la victoria con un gran Oleson


El cuadro de Pablo Laso se enfrento el miércoles con el equipo italiano en el Palacio de Deportes y venció con autoridad y rotaciones a pesar de que los visitantes mostraron su esfuerzo en la pista.

Empezó bien el Dinamo al anotar con fiabilidad desde el triple pero la fuerza interior de Ayón y Nocioni que permitió a los blancos distanciarse por más de diez puntos en el marcador a 4 minutos del final, renta que mantendrían al inicio del siguiente cuarto con una buena defensa de perímetro que bajó los porcentajes italianos. Fue justo el tiro exterior el que volvió a despertar al Madrid tras unos minutos de relajación, con Jaycee Carroll con ganas de repetir su gran noche en la anterior jornada de Euroliga. Dos triples del americano elevaron la ventaja local, pero de nuevo la pasividad de los de Laso al ver el partido sin preocupaciones permitió al rival recortar distancias con velocidad a lo largo del segundo cuarto. Sin embargo, la electricidad de Llull y Campazzo desarboló al cuadro visitante, que veía como el marcador se iba hasta el 57-42 antes del paso por vestuarios.

Tras el parón se desató la lluvia de triples en el Palacio con un Sergi Llull tremendamente acertado desde más de 6,75 llegando a poner +18 a pesar de los esfuerzos de David Logan por mantenerlos vivos en el partido. Además, Campazzo encontró en Slaughter a su mejor aliado y consiguió elevar a +20 la distancia a remontar de los italianos, por lo que el último periodo apenas tuvo incidencia con el equipo madrileño levantando el pie del acelerador y manteniendo las ventajas gracias a un gran Felipe Reyes.

Mucho más le costó al FC Barcelona llevarse la victoria de Estambul al encontrarse a un Fenerbahce que no es el conjunto desacoplado del año pasado.

De hecho los de Obradovic dieron el primer golpe sobre la mesa con un buen Goudelock enchufado que obligó al Barça a remar desde el principio con Satoransky tirando del carro. La entrada en juego de dos viejos conocidos como Zoric y Bjelica colocó las máximas ventajas a mediados del segundo cuarto, pero la aparición de Marcelinho y su asociación con Tomic posibilitó que los de Xavi Pascual llegaran empatados a 41 al descanso gracias a un triple de Huertas.

Fue tras el paso por vestuarios cuando despertaron el resto de pesos pesados del Barcelona consiguiendo las primeras ventajas de manos de Doellman y de un Oleson inspirado en el lanzamiento.  Tanto fue así que el cuadro catalán llego a ponerse a +10 a poco del final del partido, pero de nuevo Goudelock con un gran juego exterior acercó a los suyos obligando al Barcelona a cerrarse en su defensa y asegurar puntos con Oleson para llevarse la victoria después de que Preldzic fallara su triple en el último segundo.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *