13 mayo 2012 Baloncesto

La final de consolación es ese partido que nadie quiere disputar porque en juego hay poco más que el orgullo y los protagonistas saben que no son más que los teloneros de la gran fiesta que llega horas después. Sin embargo, ya que tienes que jugarlo, mejor ganarlo y eso es lo que ha hecho el Barça que ha conseguido la tercera posición en la Final Four de Estambul al imponerse a Panathinaikos por 69-74.

Buena medida de lo que son estos partidos lo daban los quintetos iniciales de cada equipo o los jugadores vestidos de corto entre los que no estaban ni Navarro ni Jaskevicius a los que sus entrenadores dieron descanso. Otros jugadores como Bastiste o Diamantidis tampoco salían de inicio y Rabaseda era titular en el Barça. Por tanto, se quería ganar, pero sin arriesgar y pensando en los campeonatos nacionales donde cada uno de estos equipos todavía tiene que pelear por el título.


Con esas cartas sobre la mesa el Barça fue el que llevó la delantera en el marcador durante todo el partido. El conjunto de Xavi Pascual salió entonado desde el triple anotando sus cuatro primeros intentos lo que le daba las primeras ventajas en el marcador. Marcelinho Huertas, que recibió muchas críticas tras las semifinales ante Olympiacos, decidió reivindicarse y aprovechó que las defensas no eran asfixiantes para anotar 19 puntos en la primera mitad.

El Barça se fue al vestuario con 11 puntos de ventaja (37-48) pero Obradovic comenzó a dar minutos a Diamantidis para pelear por el partido. En la reanudación, ambos equipos elevaron su nivel de intensidad sobre todo en defensa y el partido fue mucho más trabado. El conjunto griego secó por completo a Marcelinho que solo anotó dos puntos en la segunda mitad y al Barça le costó casi cinco minutos conseguir sus primeros puntos. No es que Panathinaikos estuviera mucho mejor pero se acercó en el marcador y se colocó a 4 puntos (45-49).

El Barça consiguió superar ese momento de apuro y volvió a escaparse en el marcador gracias al acierto de Wallace (12 puntos) e Ingles (13 puntos). Sin embargo, Diamantidis (17 puntos) no quería dar su brazo a torcer y con su acierto desde el triple puso a su equipo a 5 puntos. En ese momento se produjo un momento reseñable porque Eidson, que el año pasado hizo una Final Four excelente, anotó sus primeros puntos en la de este año y dio al Barça 8 puntos de ventaja.

Aunque un triple de Kaimakoglou acercó de nuevo a los helenos el Barça pudo sentenciar el partido desde el tiro libre y al menos marcharse con mejor sabor de boca gracias al triunfo aunque está claro que esto no consuela a este equipo y estos jugadores que venían a por el título y se marchan de vacío.

Vía | Euroleague

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 13 mayo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *