Europa League: el Atlético derrota al Liverpool con un gol de Diego Forlán

Escrito por: Javi    23 abril 2010     5 Comentarios     2 minutos

Cuando dos entrenadores afirman que todo se decidirá en el partido de vuelta, es porque en el de ida esperan reservar sus mejores armas. Esa era la intención de Quique Flores y Rafa Benítez, y así saltaron Atlético de Madrid y Liverpool al césped de un Vicente Calderón que presentaba un aspecto y un ambiente […]

Cuando dos entrenadores afirman que todo se decidirá en el partido de vuelta, es porque en el de ida esperan reservar sus mejores armas. Esa era la intención de Quique Flores y Rafa Benítez, y así saltaron Atlético de Madrid y Liverpool al césped de un Vicente Calderón que presentaba un aspecto y un ambiente inmejorable. Sin embargo, un gol a los 8 minutos puede echar por tierra todo el trabajo de una semana, como así fue.

Forlán tuvo la fortuna de marcar en una jugada afortunada, iniciada por el Jurado y finalizada por el uruguayo con un extraño doble remate ante Pepe Reina. El marcador se ponía de cara muy pronto para los rojiblancos, una situación que debía obligar a los reds a estirarse, pero esa no era la intención que traían los británicos para la noche de hoy. Lejos de buscar el gol, el Liverpool no se aproximó al área rival aunque precisamente se encontraron con una jugada que acabó en gol, y que previamente fue anulada erróneamente por fuera de juego.


Ese gol de Benayoun que no subió al marcador y un disparo de Gerrard un minuto después fue el único bagaje ofensivo de un equipo que echó muchísimo de menos a Fernando Torres. La actuación de sus sustitutos, primero N’gog y después Babel, hizo aún más notoria la ausencia de Torres. Por el Atlético destacaba Reyes, que manejaba los hilos del ataque madrileño, y Ujfalusi, que desde el lateral diestro aprovechaba los espacios que el sevillano dejaba por banda.

Desde la derecha llegaron las mejores jugadas del Atlético, pero todo el peligro lo frenó bien Reina. Con el paso de los minutos, el esfuerzo físico se notó y el conjunto español bajó su ritmo dando por bueno el resultado, algo que había hecho el Liverpool desde hacía mucho tiempo. El equipo de Benítez decepcionó completamente, sin ambición, sin patrón de juego salvo el pelotazo, y con un Steve Gerrard desconocido, lejos de aquel jugador por el que suspiraban los más grandes de Europa.

Y si el partido del Calderón no fue excesivamente vistoso, la otra semifinal entre Hamburgo y Fulham fue un sopor que terminó en empate a 0. El conjunto británico, ante una oportunidad histórica en sus 131 años de vida, pero salió dispuesto a no encajar ningún gol y que la eliminatoria se decidiera en el londinense Craven Cottage. El conjunto alemán no expuso nada en la primera mitad, pero apretó sin acierto en los minutos finales para intentar cambiar un resultado nada positivo.

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.