21 enero 2010 Balonmano

España_Hungría

La selección española vuelve por sus fueros. Si al abrir este Europeo decíamos que los laureles que adornaban a nuestra selección empezaban a quedar en el pasado, en estos dos primeros días de competición nuestros chicos se han encargado de demostrar lo contrario pegando dos auténticos puñetazos sobre la mesa de la competición. Si el martes fue la República Checa la que caía bajo el poder de la selección, ayer los nuestros demostraron que no fue casualidad al aplastar a Hungría sin contemplaciones.

Recordemos que los húngaros son ni más ni menos el mismo equipo que un día antes logró arañar un empate frente a la todopoderosa Francia, campeona olímpica y mundial y máxima favorita para la competición, y sólo una parada milagrosa del meta francés evitó que la República Checa empatase en el último segundo. Tanto unos como otros han perdido por 12 y 9 goles contra España, respectivamente.


Esta vez España arrancó sin la menor duda. Desde el principio tomó el mando del encuentro y pronto comenzó a establecer diferencias, abriendo hueco con un conjunto húngaro que aún debía preguntarse quiénes eran los verdaderos favoritos para el europeo. Si contra los checos fue Iker Romero quien tomó las riendas, fueron los Entrerríos, sobre todo Alberto, quienes machacaron a Hungría en la primera parte para llegar al descanso con un marcador de 9-17.

La segunda mitad dio lugar a un atisbo de reacción por parte de los húngaros, que a base de coraje llegaron a reducir a 5 goles la diferencia en el marcador, pero ni el empuje rival ni las cuestionables decisiones arbitrales hicieron dudar a los nuestros que siguieron a lo suyo y comenzaron a masacrar a sus rivales desde todas las zonas del ataque, con la electricidad de Ugalde en los extremos, la brega y poder de Aguinagalde o los tiros exteriores de Chema Rodríguez y pronto volvieron a ampliar las ventajas hasta completar un verdadero recital cerrando el partido con el contundente resultado de Hungría 25 – 34 España.

España tiene talento, siempre lo ha tenido, pero este Europeo está siendo mucho más. España está jugando con coraje, rabia y mucha fe, sin descomponerse ante las dificultades y como un verdadero equipo. Todos aportan, sin importar si contra Chequia son Romero, Juanín y Chema Rodríguez los titulares y al día siguiente tienen que esperar en el banquillo para que los Entrerríos y Ugalde machaquen a los húngaros. Atentos a España porque están siendo espectaculares y efectivos y, a este nivel, cualquier cosa es posible.

La próxima cita será ante los favoritos, la selección de Francia, y ahí podremos empezar a medir la verdadera capacidad de nuestra selección ante el mayor coco del torneo. Lo que es seguro es que, si los nuestros mantienen este nivel, cualquier cosa es posible, incluso ser campeones de Europa una vez más.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 21 enero 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *