26 octubre 2016 Fútbol

Carlos Alberto fue capitán de la Brasil de 1970

A los 72 años y por culpa de un infarto ha fallecido Carlos Alberto. El fúbtol brasileño está de luto tras la pérdida del que fue uno de sus mayores futbolistas, del que se puede decir que fue el primer gran exponente del hoy ya clásico perfil de lateral ofensivo brasileño.

Carlos Alberto, nacido en Rio de Janeiro, ya era a sus 19 años uno de los futbolistas más destacados del Fluminense, su primer club. Su habilidad para incorporarse al ataque y actuar como un delantero más pese a ser un defensa, con gran habilidad en el regate y la conducción, no pasaron desapercibidas para el primer equipo del país, el Santos, que lo incorporó en el año 1966.

Compartiendo equipo con Pelé y otras estrellas brasileñas, Carlos Alberto vistió en más de 400 ocasiones la camiseta del Santos. Luego, el defensa buscó volver por sus derroteros y volver a jugar en Fluminense y una temporada en el Flamengo antes de firmar por el New York Cosmos, equipo donde volvería a coincidir con Pelé siendo uno de los mejores jugadores de aquella primera liga estadounidense.

El gol del presidente

Pero sin duda la imagen más icónica de Carlos Alberto es vistiendo los colores de la selección de fútbol de Brasil. Lo hizo en 53 ocasiones, en un largo periodo que fue desde 1964 hasta sus últimos partidos en 1977, llegando a portar en muchos partidos el brazalete de capitán.

Su momento grande llegó en el Mundial de México 1970. Como capitán de una selección en la que estaban Pelé, Tostao, Rivelino, Gerson o Jarizinho, tuvo el honor de levantar la Copa del Mundo (la última vez que se entregó el Trofeo Jules Rimet) después de que Brasil pasara por encima de Italia (4-1) en una de las finales más desniveladas de la historia del torneo.

Carlos Alberto fue también protagonista del partido, pues marcó el cuarto tanto de los suyos, gol bautizado desde siempre como “El gol del presidente” porque ponía en el tanteo el resultado que había predicho el por entonces presidente de Brasil. El defensa se incorporó por su flanco y remató de primeras un servicio de Pelé para hacer uno de los goles icónicos de la historia de los Mundiales.

Retirado del terreno de juego en 1982, con más de 700 partidos oficiales sobre sus piernas, Carlos Alberto pasó a los banquillos para ejercer como entrenador. Su currículum es bastante amplio en veinte de años de carrera como técnico, dirigiendo a equipos brasileños (Flamengo, Corinthians, Botafogo, Fluminense), a equipos extranjeros (Once Caldas, Monterrey o Querétaro, por citar algunos) y hasta a selecciones (Omán y Azerbaiyán, su último trabajo como entrenador en 2005).

En los últimos años, Carlos Alberto ejercía como comentarista deportivo en la cadena SporTV. Fue la propia cadena de televisión la que anunció el fallecimiento de este futbolista, considerado como uno de los mejores de todos los tiempos, y todo un icono ya de la historia y de la cultura propia de Brasil.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *