16 mayo 2015 Baloncesto

Madrid-Ayon-Reyes

El Real Madrid tendrá por tercer año consecutivo la oportunidad de conquistar su novena euroliga tras vencer en la noche de hoy viernes al Fenerbahce de Zeljko Obradovic con una gran primera mitad. En la final se encontrará con un viejo conocido que ya le privó del sueño hace dos años, y es que Olympiacos Piraeus remontó al todopoderoso CSKA con una exhibición de Spanoulis en el último cuarto.


Obradovic planteó el partido siguiendo el esquema de Pascual que tanto daño hace al cuadro de Pablo Laso desde que es técnico del equipo blanco: Sobrecargar el juego interior y forzar al Madrid al acierto de sus exteriores con la constancia de que el rebote será desfavorable. Así salió Fenerbahce, con Luka Zoric abriendo el marcador y dominando la pintura acompañado del checo Jan Vesely y rápidamente obligando a Laso a rotar a sus interiores para no cargarlos de faltas. Fue precisamente el error en la intensidad de Zoric lo que permitió al Madrid entrar rápido al encuentro, puesto que la segunda falta personal del ex de Unicaja cortó el flujo de puntos interiores, algo que aprovecharon Rudy Fernández y Jaycee Carroll para dar el primer golpe exterior.

Turcos y españoles se cruzaron en un festival de respuestas en la anotación con la igualdad como tónica y aunque el Run&Gun del Chacho era un quebradero de cabeza para Obradovic, el dominio del aro rival de Vesely y un triple de Predlzic al final del primer cuarto dejaban a Fenerbahce con ventaja de un punto.

Reaccionó bien el Madrid con la garra de Nocioni y Ayón con un 7-0 ante la inoperancia de Bjelica y el descanso de Vesely y Zoric. Para colmo, KC Rivers encendía la muñeca uniéndose a la fiesta con un triple que activaba las alarmas otomanas cuando Zeljko tenía que parar el partido con 34-23 en contra. Con el plan inicial desarbolado por el cuadro blanco, Goudelock cogía la batuta anotadora, pero el ritmo del Madrid dejaba en balde la buena actuación del americano con Maciulis, Nocioni y Rivers fusilando desde fuera y Ayón haciéndose dominante dentro. Un Rivers imparable desde el triple colocaba los 20 puntos de ventaja en el conjunto local mientras Sergio Rodríguez corría a placer por la pista y la única buena noticia para Fenerbahce llegaba con la bocina que anunciaba un descanso al que se llegaba con 55-35 en el electrónico.

Laso consiguió mantener a sus jugadores encendidos tras el paso por vestuarios, aumentando la ventaja en los primeros minutos del tercer cuarto, pero la excesiva relajación blanca y la aparición de Bogdanovic permitió a los turcos el recorte de 11 puntos del marcador mientras el ritmo ofensivo rival se cortaba en seco. Para colmo Slaughter gastaba su quinta falta mediado el tercer cuarto, pero el buen acierto desde la línea de personal permitió al Madrid mantener la ventaja siempre en las cercanías de los 15 puntos, tranquilizando al equipo y permitiendo que Sergio Rodríguez con sus triples y Nocioni con su ímpetu defensivo cortaran el pequeño atisbo de ilusión de Fenerbahce.

El último cuarto solo se encendió por la agresividad de unos turcos que se vieron fuera del partido en casi todo momento, y la efectividad de Rivers y el triple de Llull cuando Goudelock ponía a los suyos a menos de 15 terminaron por finiquitar el encuentro y dar el pase a la final a los chicos de Pablo Laso.

Allí les esperaba desde la tarde el Olympiacos del sempiterno Spanoulis. El cuadro de Sfairopoulos entraba inferior en el encuentro ante los fuegos de artificio rusos, que con un gran Kirilenko conseguía las primeras ventajas al inicio del partido. Sin embargo, la seriedad defensiva de los del pireo fue asentándose en el encuentro y poco a poco la igualdad se hizo dominante del marcador hasta que la profundidad de banquillo de CSKA, con De Colo y Aaron Jackson asumiendo responsabilidades, alejara a los rusos. Tuvo que aparecer Spanoulis para tranquilizar a los griegos dándose claro dominante de su siempre interesante duelo con un Milos Teodosic desaparecido pero de nuevo la segunda unidad rusa frenó a los griegos en el tercer cuarto colocando un +9 que metía el miedo en el cuerpo a su rival.

El cuadro del Pireo tenía cerrado su aro pero era incapaz de anotar hasta que Spanoulis encadenaba 5 puntos tras robos de los griegos. Con Teodosic empecinado en estropear el partido del CSKA, Olympiacos se fue acercando poco a poco a su rival hasta ponerse a un punto, llegándose a poner por delante y con la única respuesta de un Sonny Weems que empataba a 68 a 30 segundos del final. Pero claro, 30 segundos son una eternidad si enfrente se tiene al jugador más determinante que hay en Europa por muchos galardones que se den a otros, y en una jugada clásica el genio de Larisa anotaba un triple en suspensión que daba la victoria al conjunto heleno.

Resultados y anotadores

  • Real Madrid 96 – 87 Fenerbahce

RealMadrid-Fenerbahce

 

  • CSKA de Moscú 68 – 70 Olympiacos

CSKA-Olympiacos

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *