28 abril 2016 Baloncesto

El Galatasaray celebra el título de la Eurocup

El nombre de C.J. McCollum está de moda últimamente. El jugador ha pasado de ser alguien que chupaba banquillo en los Blazers a un jugador titular y de lo más destacado. Por eso, se ha llevado con toda justicia el premio al jugador más mejorado, porque ha pasado de promediar 6 puntos por partido a 20, ha pasado de ser uno más a ser uno de los mejores anotadores de la liga.

CJ empezó a jugar al baloncesto siguiendo los pasos de su hermano mayor, Errick

C.J., las siglas de Christian James, se metió en el baloncesto siguiendo los pasos de su hermano Errick, que era un jugador muy importante en el instituto de GlenOak, de Canton, su ciudad natal. Y como muchas veces pasa, el hermano pequeño termina superando al hermano mayor, y mientras C.J. se hacía con un hueco en la NBA, Errick tenía que buscarse la vida de otro modo, aunque sin dejar el baloncesto.

Así, Errick, tres años mayor, terminó la universidad en 2010 y, después de no salir drafteado decidió dar el salto a Europa. El norteamericano se convertiría en un jugador profesional y seguría haciendo lo que más le gustaba, que no es poco. Aunque eso sí, en equipo de Israel de bastante bajo rango, como el Elitzur Netanya y el Hapoel Kfar Saba, alejado totalmente de los grandes focos que apuntaban a su hermano.

Cuando C.J. aterrizaba en la NBA, Errick fichaba por el Panionios, donde por primera vez comenzaba a brillar con luz propia. Así, mientras su hermano chupaba banquillo en Portland, Errick lideraba la liga griega y también la Eurocup en anotación. El base se forjó un nombre y un equipo NBA se fijó en él, los Nuggets, aunque no pasaría de jugar en las ligas de verano.

Los pasor de Errick le llevaron hasta la liga china, donde volvió a demostrar su facilidad para anotar desde el puesto de base finalizando el curso como máximo anotador, jugando para los Zhejiang Golden Bulls. Ya para este año, 2015-2016, Errick regresaba a Europa pero ya dispuesto a jugar en un equipo de primer nivel, el Galatasaray, al que ha guiado al título de la Eurocup.

Errick por fin triunfó en Europa para liderar al Galatasary y llevarlo a ganar la Eurocup

Con la Euroliga pendiente de la Final Four, la Eurocup ya se ha decidido. En la final, el equipo turco, que se había deshecho del Herbalife Gran Canaria en semifinales, se medía al Estrasburgo francés. Los galos ganaron el partido de ida por 4 puntos (66-62), pero en la vuelta no pudieron defender su escueta ventaja, cayendo 78-67. El Galatasaray lograba así su primer título internacional.

Y como no, McCollum fue un jugador destacado de la competición. Siendo uno de los máximos anotadores de la misma y el que mejor PIR (el Perfomance Index Rating, una especie de la Valoración que manejamos en la estadística a la española) presentó, Errick fue nombrado MVP de esta Eurocup y el mejor base dentro del quinteto ideal. Así que este año, en casa de los McCollum hay mucho que celebrar y, sobre todo, se hablará más que nunca de baloncesto.

Vía | Eurocup

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *