29 mayo 2010 Ciclismo

Ivan Basso demostró en las rampas del Mortirolo que es el más fuerte del Giro de Italia 2010

Las otra 9 veces que se ha subido el Mortirolo, la cima alpina ha marcado el devenir de la carrera. Hoy, en la décima, no ha sido menos y el público lo sabía, por eso llenaba las laderas de esta mítico puerto a pesar de la lluvia y el mal tiempo que han sufrido los corredores en el día de hoy. Un día en el que Ivan Basso (Liquigas) ha logrado arrebatar por fin la maglia rosa a David Arroyo (Caisse d’Epargne), pese a que el corredor español español ha sido un rival más duro de lo esperado.

Fue en este coloso italiano, el tercer puerto de la dura jornada de hoy, cuando Arroyo finalmente cedió al ritmo que siempre llevaron hombres de Liquigas en cabeza. Antes ya había cedido Carlos Sastre (Cervelo) y sufrían mucho Alexandre Vinokourov (Astana) y Cadel Evans (BMC). Ivan Basso vio la situación tan favorable que tomó la cabeza y rompió definitivamente la carrera.


A El Terrible se le veía tan sobrado cuesta arriba que parecía que no lo estaba dando todo para no dejar de rueda a su compañero de equipo, Vincenzo Nibali, y así tenerlo como aliado para el descenso y la subida final a Aprica. Así, los dos Liquigas y Michele Scarponi (Acqua & Sapone) coronaron en cabeza y comenzaron el descenso. Arroyito hizo lo que tenía que hacer, sufrir sobre la bici hasta coronar a más de dos minutos de Basso, y lanzarse a tumba en un peligroso descenso con el asfalto mojado.

La valentía del talaverano obtuvo su premio y redujo la distancia con la cabeza a sólo 38 segundos. Junto con Vinokourov, al inicio de Aprica, tomó la decisión que lamentará mucho tiempo: esperar a un grupo que venía detrás con Evans, Sastre y el francés John Gadret (AG2R). Arroyo esperaba encontrar ayuda para seguir recortando tiempo a Basso, cosa lógica teniendo en cuenta los intereses de la gente que iba ahí, pero no encontró en ellos ni fuerzas ni orgullo. La maglia rosa tendría que morir con las botas puestas, y solo.

Aunque la lucha contra tres italianos perfectamente organizados era un imposible, Arroyo tiró de honor, honor que da el llevar el jersey rosa, e intentó un imposible en las rampas de Aprica perdiendo la maglia rosa por 51 segundos. La etapa se la llevó Scarponi, que se llevó la última parte de la misma mirando como los dos Liquigas hacían todo el esfuerzo en la subida. En el fondo era lo justo, ellos casi aseguran el Giro y él se llevaba la gloria de una de las etapas reinas.

La altitud por la que discurre la mayor parte del recorrido y dos colosos, Forcola di Livigno y Gavia, serán los grandes escollos de otra gran jornada de montaña con la que se terminan las etapas en línea en este Giro de Italia 2010. Tras coronar la CIma Coppi, restarán 25 kilómetros de un terreno que termina picando hacia arriba los últimos 11 kilómetros hasta Passo del Tonale.

Vía | La Gazzetta

Comentarios

2 comentarios
  • Una pena que se le escapara la maglia pero la defendió muy bien. El descenso del Mortirolo con la carretera mojada fue espectacular y los rivales se quedaban un poco asombrados cuando veían aparecer a Arroyo por detrás.

    Lástima que no tuviera ninguna ayuda después. No tenían por qué ayudarle pero también demostraron poca valentía para luchar por la etapa o mejorar en la general.

  • Cierto es que nadie tuviera que ayudarle, pero también es cierto que dejar ir a los 3 italianos era dejar escapar el podio, y cierto es que Evans, si no cedía tiempo y aguantaba hoy, era la única alternativa a quitarle el Giro a Basso en la crono del domingo.

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 29 mayo 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *