12 marzo 2008 Fútbol, Noticias, Otros

Siempre los ha habido y los habrá, pero cuando se producen en una final de una competición adquieren un protagonismo especial. Todos nos acordamos de aquel gol de Tamudo al At. Madrid en la final de la Copa del Rey del 2000, cuando le arrebató el balón al portero Toni cuando se disponía a sacar de puerta.

Pues en la Supercopa rusa ha ocurrido algo parecido. Se enfrentaban el Zénit de San Petersburgo como campeón de liga y el Lokomotiv de Moscú actual campeón de copa. Transcurría el minuto 34 de partido con empate a cero. El portero del Lokomotiv se disponía a sacar de puerta sin percatarse de que el delantero del Zénit, Andrei Arshavin, se encontraba detrás de él volviendo lentamente hacia su posición. Dejó el balón en el suelo para sacar con el pie, momento que aprovechó el avispado delantero para arrebatarle el cuero y marcar a puerta vacia.

Menuda cara le quedó al guardamente del equipo moscovita. Verse señalado por todo un estadio y después en todos los medios de comunicación no debe de ser muy agradable, seguro que a partir de ahora mirará siempre a su espalda antes de sacar de puerta. Al final la victoria fue para el Zénit por 2-1, los moscovitas empataron en el minuto 70 por medio del brasileño Rodolfo, sentenciando la final Pogrebnyak en el minuto 82 para el nuevo dominador del fútbol ruso. Recordar que el Zénit dejó fuera de la Copa de la Uefa al Villarreal contra todo pronóstico.

Vía | Terra

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Rublos y talento en la Premier Rusa » Diarios de Futbol 14 marzo 2008

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *