3 junio 2008 Eurocopa, Fútbol, Opinión

cronaldo.jpg

El grupo A de la Eurocopa 2008 está formado por las selecciones de Portugal, República Checa, Suiza y Turquía. Cristiano Ronaldo, el hombre del que todos hablan debido a un posible traspaso al Real Madrid por una barbaridad de millones, tiene a partir del 7 de junio la posibilidad de demostrar a Europa y al mundo que vale todos esos euros que se dicen. No le será fácil.

El claro favorito de estas cuatro selecciones es, sin duda, Portugal. Los lusos tienen casi todos los ingredientes que necesita un equipo para ser campeón. Una defensa rocosa por el centro con Ricardo Carvalho (Chelsea) y Pepe (Real Madrid), con un Paulo Ferreira (Chelsea) con gran experiencia internacional y con un prometedor José Bosingwa que acaba de fichar por el Chelsea, en los laterales; un centro del campo de enorme calidad con el joven Joao Moutinho (Sp. Lisboa), Petit (Benfica) y un Deco que practicamente no se vio esta temporada en el Barcelona, no sabemos si porque no quiso o porque está en baja forma, pronto saldremos de dudas.

Sin embargo lo mejor viene ahora, las bandas. Portugal tiene jugadores del calibre de Quaresma (Oporto), Simao (At. Madrid) y Nani (Manchester United) que pueden romper cualquier defensa en cualquier momento. Y si estos son pocos aún falta Cristiano Ronaldo, uno de los jugadores más en forma del fútbol mundial. Ahora tendrá la posibilidad y la responsabilidad de demostrar que es el número uno, y de que esa obscena cantidad de millones que Calderón ofrece por él se los merece. Todo el mundo futbolístico va a estar pendiente de él, como ocurrió en la tanda de penaltis de la final de la Champions League. Veremos si sale de esta dura prueba.

Pero no todo son virtudes en los portugueses, la portería y un delantero centro que asegure goles son sus carencias más significativas si no se demuestra lo contrario. En la punta del ataque ni Nuno Gomes (Benfica), Hugo Almeida (Werder Bremen) o Helder Postiga (Panathinaikos) son goleadores consumados y esa es una figura esencial para un equipo que quiera ser campeón. En la portería Ricardo (Betis) parece que será el titular.

La República Checa es un bloque sólido sin figuras descollantes. El tiempo de Nedved, Poborsky y compañía pasó a la historia. La Chequia de ahora no es tan brillante como entonces pero son fuertes y aguerridos y casi siempre realizan buenos campeonatos. Su poderío comienza en la portería con Cech (Chelsea), uno de los mejores porteros del mundo, arropado por una defensa “italiana” en la que destacan Jankulovsky (Milán), Rozenhal (Lazio) y Ujfalusi (Fiorentina y posible fichaje del At. Madrid).

El centro del campo ha perdido mucha calidad, el veterano Galasek (Nuremberg) intentará llevar la manija apoyado en los Plasil (Osasuna), Sionko (Copenhague), Matejovsky (Reading) o Jarolim (Hamburgo) , de su incierto rendimiento dependerá mucho el éxito de su selección. La delantera tampoco está para echar cohetes. El veterano gigantón Koller (Nuremberg) seguirá siendo su referencia arriba, con un Baros (Portsmouth) en alarmante cuesta abajo y un joven Martin Fenin (Eintracht Frankfurt) con escasa experiencia internacional.

El gran lastre que pueden arrastrar los checos es la baja por lesión de Tomas Rosicky, el jugar desequilibrante y de calidad que todavía les quedaba y que, hoy por hoy, no tiene sustituto.

Los anfitriones suizos tampoco son una selección temible. Están justitos de calidad y sería una sorpresa que se clasificaran para los cuartos de final. Lo que tienen a favor es que al calor de su público tienen muy poco que perder y si mucho que ganar. Lo mejor del equipo quizás sea su centro del campo por su juventud: Barnetta (Bayer Leverkusen), Inler (Udinese) o Fernandes (Manchester City) apenas superan los 20 años, lo que puede hacer de su atrevimiento la mejor arma de los suizos. En la defensa Senderos (Arsenal) debería ser el referente junto a su compañero de equipo Djourou y al reciente fichaje del Liverpool, el lateral derecho Degen. La responsabilidad del ataque recaerá en el delantero del Borussia Dormund Alexander Frei.

La última selección de este grupo es Turquía. Los otomanos tampoco ofrecen muchas garantías para este torneo. La mayoría de sus jugadores juega en la liga turca y sólo Hamit Altintop (Bayern de Munich), Tuncay (Middlesbrough), Emre (Newcastle) y Nihat (Villarreal) suenan a nivel internacional, y alguno de ellos con poca presencia esta temporada, caso de Emre. El resto de jugadores, en su mayoría, juegan en Fenerbahce y Galatasaray, los dominadores del fútbol turco, y pondrán todo el empeño para salvar esta primera fase, aunque, quizás, no estén lo suficientemente preparados para citas de este nivel.

Portugal es la gran favorita de este grupo y debería pasar como primera de grupo, el segundo puesto está mucho más competido, aunque yo creo que estará entre la República Checa o el anfitrión Suiza.

Comentarios

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *