4 junio 2008 Eurocopa, Fútbol, Opinión

ballack.jpg
Los alemanes parte como claros favoritos en el grupo B, donde le acompañan Austria, Croacia y Polonia. El seleccionador alemán, Joachim Löw, tiene bajo sus ordenes a un poderoso grupo que destaca por su descomunal pegada, quizás el mejor ataque de la Eurocopa. A los demoledores rematadores “Súpermario” Gómez (Stuttgart) y Miroslav Klose (W. Bremen), se une un renacido Michael Ballack (Chelsea) que en la última parte del campeonato inglés ha recordado al sensacional jugador que se fue del Bayern de Munich. Con él a su antiguo nivel las defensas rivales pueden echarse a temblar.

Y para cualquier emergencia el banquillo germano cuenta con jugadores que serían titulares en otra selección cualqueira, como Kuranyi (Schalke 04) o Podolsky (Bayern Munich), que serán un refresco importante para los hombres de ataque.

Pero no sólo del ataque vive Alemania. En el centro del campo destaca la figura de Torsten Frings, el incansable medio centro del Werder Bremen que se encargará de sustentar el armazón alemán. Por detrás de él dos buenos centrales como Mertesacker (W. Bremen) y Metzelder (Real Madrid) pondrán el muro ante Lehmann (recién fichado por el Stuttgart), quizá su punto más débil. En el lateral izquierdo estará Lahm (Bayern Munich) que actuará casi como un extremo, sumándose al festival atacante alemán.

Croacia es la otra favorita del grupo, el técnico Slaven Bilic ha montado un equipo muy competitivo acoplando a veteranos con la nueva hornada de jugadores croatas que pueden provocar un cortocircuito en la Eurocopa como ya hicieron en Wembley, donde su victoria ante Inglaterra por 2-3 dejó a los británicos fuera de esta Eurocopa.

La portería está bien cubierta con Pletikosa (Spartak de Moscú) en plena madurez deportiva, en la defensa manda el veterano Robert Kovac (Borussia Dormund) en una línea que, tal vez, es la más floja del cuadro balcánico. El mayor talento del equipo reside en el centro del campo, Niko Kranjcar (Portsmouth) por la izquierda y Luka Modric, recientemente fichado por el Tottenham de Juande Ramos, en la media punta están llamados a hacer algo grande en esta Eurocopa, sólo su falta de veteranía puede pasarles factura, aunque los croatas siempre han sobresalido por su valentía y osadía. En el ataque parece fijo Klasnic (Werder Bremen) al que acompañarán Olic (Hamburgo) o Petric (Borussia Dortmund). Una lástima la lesión de Eduardo, el delantero del Arsenal le habría dado un plus en ataque que pueden echar en falta a lo largo de este campeonato.

Polonia puede ser la sorpresa del campeonato. La mano de Leo Beenhakker se deja notar en esta selección que realizó una brillante fase de clasificación imponiéndose a Portugal o Serbia. Sus jugadores son poco conocidos internacionalmente, militando muchos de ellos en equipos polacos o clubs europeos de segunda fila. En la portería Boruc (Celtic de Glasgow) le da seguridad al equipo, Lewandowski (Shakhtar Donetsk) lleva la manija en el centro del campo, confiando el ataque a Zurawski (Larissa) y al “español” Smolarak (Rácing de Santander). No son grandes nombres pero forman un buen equipo dirigido por un gran entrenador como Leo. Ojo con ellos.

La cenicienta del grupo es la anfitriona Austria. Dudo mucho que consiga clasificarse para los cuartos de final, el nivel del fútbol austríaco está por los suelos desde hace ya demasiado tiempo. Es muy probable que no hubiera conseguido la clasificación para esta Eurocopa de haberla tenido que disputar. Los únicos futbolistas que juegan en una liga grande y en clubs más o menos destacables son el lateral izquierdo Pogatetz (Middlesbrough) y el media punta Harnik (Werder Bremen). Con tales antecedentes pasar a la siguiente fase casi se podría considerar milagroso, a pesar de jugar en casa.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Croacia y Alemania son las clasificadas en el Grupo B 16 junio 2008

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *