15 abril 2017 Fútbol

Han Kwang Song, el primer norcoreano de la Serie A
El fútbol es uno de los deportes más extendidos a lo largo y ancho del planeta. Tal es así, que no hay rincón del mundo avanzado en el que este fenómeno, de un modo u otro, esté presente. Esto le ha convertido en universal. Una de las pruebas es que en la mayoría de equipos de fútbol, militan jugadores nacidos en otros países. Les voy a hablar de uno de estos futbolistas que ha recalado en un territorio muy diferente al que le dio la vida, y que además ha protagonizado un caso único.

Dicho personaje obedece al nombre de Han Kwang Song, y se ha convertido en el primer norcoreano en debutar en la primera división de la liga italiana de fútbol, más comúnmente conocida como Calcio. El Cagliari ha sido el conjunto que ha propiciado tal hazaña.

Han Kwang Song, de tan solo 18 años de edad, llegó al equipo italiano en marzo para recalar en las categorías inferiores del mismo, concretamente en el juvenil. Su carta de presentación no pudo ser la mejor, puesto que nada más saltar al césped, y en la disputa de uno de los torneos más prestigiosos del fútbol base en Italia, anotó un espectacular tanto de chilena que dejó boquiabiertos a todos, entre ellos al técnico del primer equipo Cagliari.

No hubo dudas sobre él, y tras ese encuentro, fue convocado para un amistoso y posteriormente se estrenó en la máxima categoría del fútbol italiano ante un rival de gran entidad, talla y peso como es el Palermo.

Tal acontecimiento ha convertido a Han Kwang Song en uno de los héroes de Corea del Norte. Su logro se suma al de Jong Tae Se, el otro futbolista norcoreano que consiguió alcanzar y desarrollar su profesión en una de las cinco grandes ligas europeas, ya que disputó cinco partidos en los seis meses que vistió la camiseta del Colonia, club de la Bundesliga alemana. No obstante, este último personaje es más recordado por aquellas lágrimas que derramó tras obrar un gol en el partido que enfrentaba a su selección frente a la pentacampeona del mundo, Brasil, en el Mundial de Sudáfrica 2010.

Sin duda alguna, el bueno de Han Kwang Song es un referente y un espejo en el que mirarse para muchos de los chavales de Corea del Norte que sueñan con llegar algún día a lo más alto en el mundo del fútbol.

Via|Marca

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *