7 agosto 2016 Acuáticos

Mireia Belmonte, bronce en los 400 metros estilos

La española Mireia Belmonte llegaba a Río de Janeiro con un ambicioso reto por delante: el de nadar seis pruebas. Con esto, aumentaba sus posibilidades de ganar medallas en estos Juegos de 2016 pero, igualmente, aumentaba el riesgo ante el cansancio que va a ir acumulando día a día.

Mireia Belmonte estrena el medallero español en el primer día de competición en Río

Lo bueno es que, por suerte, Mireia Belmonte ha conseguido medalla a la primera. Como ocurriera en los Juegos de Londres 2012, la nadadora de Badalona estrena el medallero para España con un bronce en la prueba de los 400 metros estilos, prueba que dominó de forma implacable la húngara Katinka Hosszu.

El día comenzó para Belmonte en la mañana brasileña (y tarde española) con la serie calificatoria. La española se colaba en la final tras ser segunda en su serie y con el mejor tiempo, lo que auguraba que en la final iba a estar entre las que lucharan por las medallas. Sólo había sido superada por una Hosszu que, quedándose a 15 centésimas del récord mundial, avisaba que el oro llevaba su nombre.

Así fue a partir de las 3:49 horas, hora española, cuando se dio la salida a la gran final. Hosszu mandaba con un dominio absoluto sobre el resto, en pos de un récord del mundo de la la china Shiwen Ye que iba a romper, con una marca de 4:26’36. Y mientras, Mireia estaba fuera de la medallas, pasando en quinto lugar a mitad de prueba (tras los 100 metros espalda) y cuarta en los 300 metros (tras la braza).

La española remontó en los últimos 50 metros para alcanzar la medalla de bronce y dejar a Milley fuera del podio

La remontada de la española hasta alcanzar la tercera posición se gestó en unos últimos espectaculares 50 metros. La británica Hanna Milley veía como, brazada a brazada, la española iba recuperando los metros de retraso que tenía con respecto a ella. Tras unos últimos metros de infarto, la española tocó la pared 15 centésimas antes que su rival.

El esfuerzo de Mireia Belmonte en esos últimos metros fue brutal. No en vano, bajó de los 30 segundos en esos últimos 50 metros libres, algo que tras más de 4 minutos de esfuerzo sólo está reservado para unas cuantas elegidas. No fue estrategia sino fe en sus posibilidades lo que llevó a Belmonte a subirse al podio junto a la americana Dirado y la húngara Hosszu.

Terminada la prueba, la ceremonia de medallas, el control anti dopaje y los meetings con los medios, Belmonte regresaba a la Villa Olímpica alrededor de la medianoche brasileña. No hay tiempo para celebraciones porque este domingo afronta su segundo reto: los 400 metros libres.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *