21 agosto 2016 Otros

La gimnasia rítmica española volvió a conseguir medalla veinte años después

Hace veinte años, cinco chicas españolas lograron ganar la medalla de oro en gimnasia rítmica por equipos. Era la primera vez que se celebraba ese evento en unos Juegos Olímpicos y, desde entonces y con esa excepción española de la primera vez, Rusia ha dominado esta disciplina como si de una férrea dictadura se tratase.

Ahora en Río 2016, veinte años más tarde, otro grupo de chicas españolas llegó con la misma ilusión y, si bien no han podido acabar con la tiranía rusa, han conseguido subirse al podio para recoger una medalla de plata. Así, por segunda vez en la historia, la gimnasia rítmica española triunfa en unos Juegos Olímpicos.

Sandra Aguilar, Artemi Gavezou, Elena López, Lourdes Mohedano y Alejandra Quereda conforman el quinteto que, entrenadas por Anna Baraona y Sara Bayón, han conseguido volver a poner esta disciplina en lo más alto. En un segundo escalón que por poco no ha sido el primero, porque el equipo nacional ha rayado a un enorme nivel y ha obligado a Rusia a sacar lo mejor de sí.

En la calificación, buscando ser una de las ocho mejores y pasar a la final, España consiguió la mejor puntuación de las dieciséis selecciones participantes. Después de un ejercicio de cinta que recibió 17’783 puntos y un ejercicio de mazas y aros que recibió 17’966 puntos, España superaba a Rusia y Bielorrusia y mandaba un serio aviso a estos dos países, de cara a una final donde todos empezaban de cero.

España bordó sus dos ejercicios de la final, mejorando las notas de ambos para sumar 35’766 puntos. Esto obligó a Rusia a dar lo mejor de sí para superar a España, cosa que harían tras recibir por su segundo ejercicio la mejor puntuación de todas: 18’633 puntos. España aguantó en el segundo puesto con suspense, pues la última participante, Bulgaría, a punto estuvo de robarnos esa medalla.

Una medalla que se complementa con el diploma que consiguió Carolina Ródriguez en el concurso individual. A sus 30 años, la española, que era la más veterana de todas, consiguió ser una de las diez que pasaban a la final, que era su principal objetivo, y luego asegurar la octava plaza para volverse de Río con el preciado diploma.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *