5 agosto 2012 Balonmano, Juegos Olímpicos

Aginagalde logró 9 goles ante Hungría

La selección española de balonmano necesitaba una victoria para certificar su clasificación a cuartos de final, y la logró ayer de forma brillante ante Hungría. Una Hungría liderada por el ya ex barcelonista Laszlo Nagy, que curiosamente estuvo a punto de jugar con la selección española renunciando a la suya, pero que poco pudo hacer ante el poderío que mostró el equipo de Valero Rivera en ambos lados de la cancha.

Y es que tanto en ataque como en defensa, España mostró un enorme nivel, sobre todo en una segunda mitad en la que demostró que puede ser candidata a casi todo. Y es que tras un primer tiempo en el que más o menos reinó la igualdad, y en el que Hungría se sostuvo e incluso llegó a ir por delante en una ocasión (un 10-9 a su favor), en la segunda mitad, la paliza fue de órdago.

Hasta entonces, los goles de Nagy, que acabó con siete, mantuvieron a Hungría viva en el partido. Pero tras el descanso, la defensa apretó los dientes y Nagy se acabó. En ataque, Julen Aginagalde y Jorge Maqueda seguían haciendo de las suyas. El pivote del BM Atlético de Madrid y el lateral del BM Aragón sumaron 9 y 7 goles respectivamente. El meta húngaro Mikler tendría pesadillas ayer noche con ellos.

Con el partido ya roto durante la segunda mitad, poco hubo que destacar salvo una mala noticia, una lesión muscular del central Dani Sarmiento. El jugador canario anotó el gol que suponía el 18-24 y en esa acción se llevó un golpe en la pierna y se tuvo que retirar del encuentro. Por eso, Valero Rivera aseguraba que no podía estar feliz al término del partido, pese al tanteo final de 23-33, debido a esta baja de la que no sabemos aún el alcance.

Con o sin Daniel Sarmiento, aunque con otros lesionados como Sterbik y Gurbindo ya recuperados, España afrontará el último partido del grupo frente a Croacia el próximo lunes 6 de agosto a las 20:30 horas. Como decíamos al principio, España tiene la clasificación a cuartos ya asegurada y ahora falta por al menos intentar conquistar la segunda plaza, porque la primera es prácticamente imposible.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 5 agosto 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *