9 abril 2015 Fútbol

Fiorentina-Juventus

La Juventus sigue viva en las tres competiciones y puede completar una temporada de ensueño. La liga la tiene prácticamente en el bolsillo, está en cuartos de la Champions y este martes se clasificó para la final de la Copa de Italia después de remontar su eliminatoria ante la Fiorentina, incapaz de defender la ventaja cosechada en el partido de ida (1-2). Con un contundente 0-3 los de Turín pasaron por encima del conjunto viola y truncaron las aspiraciones de éstos de colarse por segundo año consecutivo en la gran final.

Todo ello sin Tévez, ausente debido a un problema muscular. Como recambio Allegri apostó por Matri, un buen delantero pero con escasos minutos dada la competencia. Así, el propio Matri y Morata formaron la dupla atacante, y precisamente el italiano fue quien abrió el marcador a los 21 minutos. Pero la Juve necesitaba un gol más, y éste llegó justo antes del descanso, aprovechando Pereyra un rechace del portero a tiro de Morata. Puñetazo en la mesa de la Vecchia Signora, que a los diez minutos de la segunda parte prácticamente sentenciaría la eliminatoria gracias a un gol de Bonucci. El marcador ya no se movió pero la fiesta juventina se vio empañada por las tarjetas a Marchissio (amarilla) y a Morata (roja directa) que les impedirán disputar la final.

Una final en la que se verán las caras con la Lazio, que se impuso al Nápoles domicilio. Después del 1-1 de la ida, los laciales viajaban a San Paoli sabedores de la dificultad del choque y del peligro napolitano a pesar de su mal momento en la Serie A. Sin embargo, aunque rozaron la clasificación, los de Benítez no pudieron dar una alegría a los suyos y un solitario gol de Lucic a falta de 8 minutos decantó la balanza en favor de los visitantes, que jugarán su segunda final en tres años con su estadio, el Olímpico de Roma, como telón de fondo.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *