3 abril 2013 Baloncesto

O'Neal junto a Phil Jackson, Jeanni Buss y Jack Nicholson

Cada vez es más difícil escoger un número para un jugador que llega a los Lakers, pues cada vez son más las camisetas que lucen en el techo del Staples Center. Algo así le pasó a Shaquille O’Neal cuando llegó al equipo de Los Angeles, pues su número, el 33, estaba ya retirado en honor al mítico Kareem Abdul-Jabbar.

Shaq no podía pues lucir en la camiseta púrpura y oro el número con el que había jugado en la Universidad de Luisiana State y el número con el que había jugado sus primeros años en la NBA con los Orlando Magic. Así que decidió subir un número y lucir a partir de entonces el ’34’ en su camiseta. De hecho, la opción de bajar un número no era posible porque el ’32’, el de Magic Johnson, también estaba retirado.

El número ’34’ quedó grabado en nuestro vocabulario gracias a Andrés Montes con aquel famoso artículo de la ley marcial: “Hago lo que quiero, donde quiero y cuando quiero”. Shaq puso en práctica este artículo durante la mayor parte de su estancia en los Lakers, dominando la pintura como tiempo ha que no lo hacía un pivot y logrando tres anillos gracias a la gran sociedad deportiva que formó con Kobe Bryant.

Tres anillos seguidos con sus tres MVP de las finales, un MVP de la liga regular, máximo anotador, perenne en el mejor quinteto de la liga y en el All Star … El legado de Shaquille O’Neal jugando para los Lakers, promediando 27 puntos y 11’8 rebotes, es enorme, y por eso desde ya su camiseta, aquel número que eligió casi por casualidad, luce en el techo del Staples Center junto con las de las otras grandes leyendas de la franquicia.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 3 abril 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *