6 octubre 2017 Baloncesto

Las Lynx de Minnesota vuelven a ganar el título de la WNBA

El título de la WNBA de 2017 ya tiene dueñas: las jugadoras y cuerpo técnico de Minnesota Lynx. Este anillo es el cuarto en la historia del equipo, por lo que iguala al frente del palmarés a Houston Comets. La diferencia es que mientras el equipo tejano no gana un título desde el año 2000, las Lynx han ganado todos sus títulos de 2011 en adelante, además de sumar dos subcampeonatos.

La temporada 2017, la vigesimoprimera de la historia, tuvo como finalistas a las Lynx y a Los Angeles Sparks, los dos mejores equipos de la Conferencia Oeste. Y es que desde 2016, el sistema de playoffs en la liga femenina de baloncesto en los Estados Unidos no sigue ya el clásico sistema de la NBA, donde a la final llega un equipo por cada Conferencia, sino a que los playoffs pasan los ocho mejores equipos de la liga.

El sistema se probó el año pasado y este año se volvió a optar por la misma opción, llegando de nuevo los mismos dos equipos a la final. Lynx y Sparks también agotaron los cinco partidos de la final para dilucidar quien era el campeón, con la diferenci de que este año las de Minnesota se tomaron revancha de lo sucedido en el año 2016.

Las Lynx levantaron un 1-2 en contra para ganar

Hasta el quinto partido, la final transcurrió exactamente igual que durante el año pasado. Así, las Sparks ganaron el primer partido en un ajustado duelo que finalizó 84-85. Las Lynx replicaban ganando el segundo encuentro, con victoria por 70-68, pero en el tercero de la serie las de California lograban el triunfo por un tanteo de 75-64 y ponían contra las cuerdas a su rival.

Jugando en casa, las Sparks esperaban celebrar su segundo anillo consecutivo, pero se encontraron ante unas muy acertadas Lynx que forzaron el quinto encuentro tras ganar 80-69. Así las cosas, todo se decidió en el quinto y último encuentro, donde las de Minnesota se llevaron la victoria y el título de campeonas tras ganar por 85-76, con una enorme actuación de Sylvia Fowles (17 puntos y 20 rebotes).

Sylvia Fowles, la MVP del campeonato y de las finales

Con 32 años recién cumplidos, Fowles celebró por anticipado la fiesta por su aniversario con el premio de MVP de las finales. La pívot estadounidense ya fue MVP de las finales en su primer título con las Lynx, en el año 2015, y ahora repite, en un año en el que también se llevó el premio MVP de la temporada por primera vez, después de promediar 18’9 puntos y 10’4 rebotes.

A Fowles se le escapó un premio, el de mejor defensora que había ganado en tres ocasiones. Este año fue a parar a Alana Beard, de los Sparks. Sugar Rodgers, de los New York Liberty, fue la mejor sexta jugadora y Allisha Gray, de Dallas Wings, fue la rookie del año, mientras que la jugadora que más mejoró fue Jonquel Jones, de los Connecticut Sun, equipo que dirige Curt Miller, el entrenador del año.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *