1 diciembre 2016 Otros

Magnus Carlsen gana el Mundial de Ajedrez por tercera vez

El noruego Magnus Carlsen ha ganado el Mundial de Ajedrez del año 2016. De esta forma, Carlsen repite por tercera vez consecutiva como campeón mundial, después de arrebatarle esa condición al hindú Viswanathan Anand en 2013, de ganarle de nuevo en 2014 y ahora de imponerse al ruso Serguei Karjakin.

El aspirante Karjakin llegó a ponerle las cosas muy difíciles a Carlsen

Karjakin se había ganado la condición de aspirante en el Torneo de Candidatos. Con 8 puntos y medio tras conseguir cinco victorias y caer sólo una vez en catorce partidas (dos contra cada una de las siete rivales) el ruso de 26 años se ganaba el derecho de batirse ante el campeón Carlsen, también de 26 años.

Karjakin, noveno del mundo, se había convertido en la gran esperanza rusa, el país que tantos campeones de ajedrez ha dado pero que no canta victoria desde el título de Vladímir Krámnik en el año 2006. Y las cosas comenzaron bien para el aspirante, pues después de que se firmaran tablas en las siete primeras partidas, Karjakin se imponía en la octava para sumar el primer punto de la final.

Con cuatro partidas por delante, la expectación crecía en Nueva York (la sede de este campeonato de 2016). Carlsen no pudo ganar el noveno duelo, pero sí el décimo, devolviendo la igualdad al tanteo. Igualdad que no se iba a romper tras las dos últimas partidas, por lo que el campeonato estaba abocado a resolverse mediante un desempate, situación no nueva pero que se ha dado en muy pocas ocasiones en la historia de este torneo.

Carlsen ganó las dos últimas partidas de desempate

Los dos jugadores pactaron cuatro partidas rápidas, y ahí Carlsen se mostró mejor que su rival. Las dos primeras partidas acabaron en tablas, pero las dos siguientes se las apuntó Carlsen para hacerse con el triunfo final. El ruso Karjakin había desaprovechado los momentos en los que la partida parecía a su favor y eso le pesó mucho.

Carlsen logra así su tercer título mundial de ajedrez consecutivo, y ya espera rival para la siguiente ocasión. El noruego, todo un niño prodigio al que por su estilo de juego siempre compararon con Karpov, es un ídolo de masas en su país, al punto de estar considerado como el personaje más famoso e influyente de este rincón nórdico.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *