6 junio 2012 Fútbol

Manolo Jiménez bailando una jota en la fiesta del Zaragoza

No hace ni un año que Manolo Jiménez llegó a Zaragoza para hacerse cargo de un banquillo que nadie quería, porque el equipo estaba prácticamente abocado al descenso. Y ahí lo tenéis, bailando una jota frente a la Basílica del Pilar como prometió que haría si conseguía lo que todo el mundo daba por imposible.

Manolo Jiménez, después de participar en en logro de haber conseguido la permanencia, ya es un héroe para la afición maña y desde que acabó la temporada, el “¡Jiménez quédate!” se entonaba una y otra vez. Al final, el técnico andaluz se va a quedar en el Zaragoza, aunque la historia de su renovación no ha sido para nada fácil.


Y es que Jiménez, que fue muy valiente para tomar un banquillo casi maldito, no las tenía todas consigo para seguir al frente de un equipo que ya lleva más de una temporada jugando con fuego. El de El Arahal lo tenía claro: para volver a sentarse en el banquillo tendrían que hacerse esta vez las cosas a su manera.

Por eso, el acuerdo entre club y entrenador se ha demorado más de lo esperado. De todos modos, se ha resuelto favorablemente para los intereses de todos, el Zaragoza tiene a Jiménez y Jiménez tiene plenos poderes para poder confeccionar un equipo a su gusto, dentro de las posibilidades del conjunto maño, que no son demasiadas.

Además, el ex entrenador del Sevilla y del AEK Atenas firmará un contrato largo, en principio de tres temporadas. Si bien, hay una claúsula para que el compromiso se pudiera romper durante la segunda o la tercera temporada. Pero de momento, es mejor no pensar en cortes de contrato y mantener viva la ilusión en el seno zaragocista.

Vía | Real Zaragoza

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 6 junio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *