3 marzo 2008 Deportistas, Fútbol, Noticias

palermo_180.jpg
Estaba cantado y así fue. El delantero de Boca Juniors consiguió igualar este domingo el récord de Francisco Varallo como máximo goleador en la historia de los xeneizes en campeonato de liga con 180 goles. A Pancho “cañoncito” Varallo le ha durado el récord 69 años. Ahora Martín Palermo entra por derecho propio en el Olimpo de los ídolos de Boca. Muy pronto ostentará el récord en solicitario, quizás el próximo fin de semana cuando su equipo se mida en La Bombonera a Independiente de Avellaneda.

El gol que igualó el récord fue de penalti ante Gimnasia y Esgrima de La Plata. Un gol importante, no sólo por lo que suponía para Palermo, sino porqué le dio la victoria a los boquenses que se colocan líderes del Clausura empatados a 10 puntos con Vélez Sarsfield cuando se han disputado cuatro jornadas de liga. Con este tanto Palermo también se coloca pichichi de la liga con cuatro goles, empatado con el “tanque” Balvorín de Vélez.

El escenario del gol también fue especial para el “Loco” Palermo. Se produjo en el estadio del máximo rival de Estudiantes de La Plata, el club en el que empezó su carrera el nuevo hombre récord de Boca. Curiosamente los dos goleadores, Varallo y Palermo, nacieron en La Plata, sin embargo Varallo se dio a conocer en el Gimnasia y Esgrima.. Palermo jugó durante seis temporadas en Estudiantes hasta que dio el salto a Boca en la temporada 97-98. Allí se hinchó a marcar goles, lo que le valió dar el salto a Europa, concretamente a España, donde pasó por Villarrreal, Betis y Alavés aunque sin excesiva fortuna. El ariete no se adaptó al fútbol español y una lesión al caerle un muro cuando celebraba un gol con los seguidores del Villarreal practicamente acabó con su carrera en España. Una pena no haber podido disfratar en España del verdadero Palermo, el que vimos aquí no fue ni la mitad de lo que es.

El regreso a su casa de La Bombonera le devolvió el olfato goleador y allí espera seguir dando guerra algunos años más, tiene ahora mismo 34 años. Ya no es un jovencito pero esa veteranía le ha dado una experiencia y un saber estar en el área que le mantiene en la cima. Ya dejó atrás ese tiempo de locuras y ahora sólo ha quedado el goleador. El área es su hábitat y allí espera las asistencias y los pases de gol de Riquelme y Palacio para hacer perdurable el nuevo récord quizás otros 70 años o más.

Comentarios

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *