26 mayo 2017 Fútbol

Mattheus, hijo de Bebeto, ficha por el Sporting de Portugal

9 de julio de 1994, Brasil y Holanda se juegan un puesto en semifinales del Mundial de Estados Unidos en Cotton Bowl, Dallas. Corre el minuto 62 de partido, Ed De Goey saca en largo, un defensa brasileño despeja y Bebeto recoge el balón suelto ante la pasividad de la defensa holandesa, plantándose ante el meta rival, regateándole y marcando el segundo para su equipo, 0-2.

Bebeto, junto a Mazinho y Romario, celebraría el gol con el gesto de acunar un bebé, una celebración muy especial para el entonces delantero del Deportivo de La Coruña, pues le dedicaba el gol a su hijo Mattheus de Andrade, nacido apenas un par de días antes. Holanda llegó a igualar los dos tantos de Brasil, pero un gol de Branco de falta directa daba la victoria a los cariocas, 2-3, en un torneo que iban a terminar ganando.

Han pasado ya casi 23 años de aquello, y lógicamente Mattheus de Andrade es todo un hombre, todo un hombre que quiere seguir los pasos de su padre y dedicarse al fútbol. De momento no le va nada mal, pues hace escasos días ha sido presentado como nuevo futbolista del Sporting de Portugal, un equipo que va a confiar en el hijo de Bebeto después de verlo de cerca en el Estoril Praia portugués.

La carrera de Mattheus comenzó en las categorías inferiores del Flamengo, el equipo en el que despegó su padre. Tecer hijo de Bebeto (ninguno de los otros dos se decantó por el fútbol), destacó porque llegó a jugar con las categorías inferiores de la selección brasileña, pero cuando le llegó la edad de dar el salto al primer equipo, ya no le fueron también las cosas y su trayectoria se estancó.

El Depor llegó a mostrar interés en el hijo del que fue su gran figura en los noventa

Joven como era, la oportunidad le llegó con una cesión al Estoril Praia, un equipo modesto de la Primera División de Portugal, y ahí en su primera aventura las cosas le fueron bastante mejor. Jugando como extremo o como mediapunta, Mattheus se ganó que el Estoril Praia se hiciera con sus servicios y empezó a llamar la atención de otros equipos, entre ellos el Deportivo de La Coruña.

Sus buenas actuaciones, siendo una pieza clave del equipo que dirige Fabiano (ex del Celta y el Compostela) y su evidente proyección le han abierto ahora las puertas de un club portugués de mayor nivel: el Sporting de Portugal. Y en su presentación todos nos acordamos del día que ya era famoso, aquel 9 de junio de 1994 cuando su padre presentó en sociedad, todavía sin saberlo, a un futuro futbolista que veremos hasta donde llega.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *