12 enero 2010 Fórmula 1

Michael Schumacher y Ross Brawn, un binomio que esperar tener éxito con Mercedes

El alemán Michael Schumacher sigue optimizando su preparación para regresar por todo lo alto al primer plano del mundo de la Fórmula 1, de la mano del equipo Mercedes Petronas GP y con su amigo Ross Brawn como director. El heptcampeón estará desde hoy martes hasta el próximo jueves rodando en el Circuito de Jerez realizando pruebas para la GP2 Series.

Con el permiso de la FIA, la GP2 Series y el Comité de pruebas de Fórmula 1, Schumacher se pondrá al volante de un monoplaza del equipo Supernova para ayudar al desarrollo del mismo. Concretamente estas pruebas servirán para probar suspensiones de cara a lograr los reglajes más flexibles y probar nuevos componentes, como el embrague que se incluirá en la tercera generación de los GP2.


Como el alemán no podrá subirse a un monoplaza de Fórmula 1 hasta febrero, cuando comiencen oficialemnte los test de pretemporada en Europa, se tendrá que conformar con estas pruebas que le vendrán muy bien para comprobar principalmente su estado físico porque, si bien el alemán durante los últimos 3 años ha probado muchas veces con Ferrari, no debemos obviar que lleva el mismo tiempo sin competir y que estamos hablando de un hombre de 40 años.

Tenemos que remontarnos hasta hace 2 años para recordar a Schumacher sobre el trazado jerezano. En aquella ocasión, el piloto alemán rodó con Ferrari en unos entrenamientos que congregaron a 16 mil personas en las gradas, servidor inclusive. Sin embargo en esta ocasión nos vamos a quedar con las ganas porque las pruebas serán privadas y por tanto el circuito permanecerá cerrado para los curiosos.

Vía | Recta de Meta

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *