17 diciembre 2015 Balonmano

Holanda dio la sorpresa al eliminar a Francia

El balonmano no es un deporte muy dado a las sorpresas pero este Mundial femenino de 2015 está rompiendo moldes. Solamente hay que echar un vistazo a las semifinales, Holanda – Polonia y Noruega – Rumanía, para darse cuenta que no eran las que se podían prever, ausentes selecciones que partían como favoritas.

Holanda dio la sorpresa ante Francia, la verdugo de España en octavos de final y que sin tantas exclusiones a su favor no pudo ante una selección que nunca antes había llegado a semis, ni en un Europeo ni en un Mundial. La central Estavana Polman, de sólo 23 años, fue la gran protagonista del partido al anotar diez goles.

La selección holandesa se medirá ante Polonia en las semifinales. La clasificación de Polonia a la lucha por las medallas podría entrar dentro de lo normal, pero no era del todo esperado teniendo en cuenta que se medían ante Rusia, selección que lo había ganado todo. Polonia venció por un gol, 21-20, y con gran actuación de la portera Gawlik.

La selección de Rumanía ya se había cargado a Brasil en octavos, la defensora del título, y ahora en cuartos se cargan a Dinamarca, la anfitriona y bronce en el último torneo. El encuentro no se decidió hasta la prórroga, con Adriana Nechita marcando el gol decisivo, el del 31-30, en un partido en el que Neagu se fue hasta los quince goles.

Las rumanas lucharán por un puesto en la final ante la selección que se queda la gran favorita: Noruega. En busca de la triple corona tras ganar los últimos Juegos Olímpicos y el último Europeo, las nórdicas superaron en un partido de gran altura a Montenegro por 26-25, un resultado maquillado al final por las montenegrinas.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *