7 julio 2010 Fútbol

Los jugadores de Holanda celebran en piña su pase a la final del Mundial de Sudáfrica 2010

32 años después, podemos afirmar con total seguridad que Holanda vuelve a ser la Naranja Mecánica. El fútbol de esta nueva Holanda dista mucho de aquel que practicaban en los años 70, pero los resultados están ahí y son irrefutables. La selección oranje disputará su tercera final en un Mundial tras acabar con las ilusiones de Uruguay en apenas 3 minutos en los que Robben y Sneijder sentenciaron el partido. Los de siempre no fallaron.

Y todo comenzó a rodar con el que probablemente sea el mejor de los goles en lo que llevamos de Mundial, un zurdazo impresionante de Gio Van Bronckhorts que limpió las telarañas de la portería defendida por Muslera. Antes, uno de los asistentes de Irmatov se había empeñado en complicarle la vida al colegiado uzbeko señalando erroneamente como fuera de juego las primeras ocasiones charrúas. Con el paso de los minutos, Uruguay se repuso y se estiró.


Y el premio lo encontró el de siempre, Diego Forlán, y a sólo 5 minutos para el descanso con un disparo en el que Sketelemburg estuvo bastante desafortunado. Con empate a 1 comenzó la segunda mitad, que fue mucho más abierta durante sus primeros compases pero bastante más aburrida por la falta de ocasiones claras para uno y otro bando. Tendríamos que esperar hasta el minuto 70 para ver como se resolvía el encuentro.

Tras una buena oportunidad para Forlán y otra para Robben, en menos de un minuto, el partido se desnivelaría con un gol de Wesley Sneijder, otro disparo lejano que entró con algo de fortuna y en el que pudo haberse señalado fuera de juego posicional de Van Persie. Si el gol del centrocampista holandés fue un varapalo para los charrúas, el de Robben sólo 3 minutos después prácticamente fue una sentencia de muerte. Esta vez, el extremo no usó su zurda sino su cabeza para rematar a gol un preciso centro de Kuyt.

El fútbol no era justo con Uruguay, pero sí lo era con Holanda premiando la efectividad y la calidad del conjunto oranje. Aun así, a los charruas todavía les quedó algo de vida, primero porque Robben no materializó ninguna de las contras que tuvo en los 15 minutos finales, y segundo porque Maxi Pereira anotó en el descuento el 2-3 tras una buena jugada de estrategia en la que funcionó la pizarra.

De los nervios en esos segundos finales a la alegría desbordante de los jugadores holandeses cuando oyeron el pitido final. El seleccionador Van Marwijk ya ha igualado lo logrado por el mítico Rinus Michel, ahora toca superarle. Por su parte, Uruguay debe estar contenta con su papel en el Mundial muy por encima de sus previsiones iniciales.

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 7 julio 2010
  2. La victoria de Holanda sobre Uruguay, vista por 6.350.000 espectadores en Cuatro 7 julio 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *