12 mayo 2009 Opinión, Tenis

Nadal

Sería injusto decir que el actual referente del deporte español está en racha. Se habló de ello cuando por fin destronó a Federer, pero creo que es unánime la opinión de que hace mucho tiempo que el de Manacor superó esa etapa para consolidarse como un ganador incontestable. Sin embargo, hay algo en la actitud de nuestro tenista estrella que me inquieta, y me consta que no soy el único al que le pasa.

La pesadilla de todo deportista que se encuentra en la cumbre de su carrera profesional puede tomar dos formas: una lesión o la aparición de un competidor demasiado bueno. Nadal parece tener controlado el segundo caso. Hoy por hoy, si bien es cierto que la ATP es un circuito terriblemente competitivo, no parece que nadie le haga sombra y contemplar la hipótesis de que pueda aparecer alguien de algún país desconocido es simplemente perder el tiempo.

Por otra parte está el apartado de la lesión. Nadal hace de su infatigable físico una cualidad, pero ¿es realmente infatigable? Últimamente me pregunto porque juega tanto. Es decir, podría seguir siendo un nº1 inapelable eliminando de su calendario ciertos torneos que no suponen ningún reto desde el punto de vista deportivo o personal. Podría evitar cansancio acumulado y desgaste innecesario, algo que le habría permitido jugar la final de la Copa Davis.

Es cierto que alguien que ha llegado tan alto debe tener el gen de la competitividad súper desarrollado, ello implicaría no rechazar ninguna posibilidad de afianzar su puesto y batirse con los rivales de mayor envergadura. Sin embargo, todas las grandes estrellas han elegido siempre sus citas deportivas atendiendo a lo que más les convenía. Sin rodeos, no puedo evitar preguntarme si Nadal tiene la sensación de que su fuelle tiene un límite, que no está tan lejos, y quiere aprovechar al máximo hasta que ese momento llegue.

Comentarios

2 comentarios
  • Anónimo

    No cabe duda de que la vida de un deportista, en cuanto a su carrera se refiere, es bastante corta, puede ser por eso que Nadal trata de batirse a si mismo en una carrera contra el fin de su trayectoria deportiva, o que quiera aprovechar su momento dorado en las pistas antes de irse a su retiro. Quizás quiera mantenerse en el número uno y retirarse con este título en vez de perderlo y el momento de acumular la mayor puntuación posible sea ahora. Quien sabe, esperemos solo que las lesiones le respeten.

  • David

    Como buen aficionado al tenis, cada vez que veo jugar a Nadal no me separo del televisor, sobre todo en aquellos partidos donde es capaz de remontar un marcadores en contra, como fue el caso de Nalbandián y Djokovic, remontando cinco y tres pelotas de partido respectivamente, gracias a su incansable y joven capacidad física.

    Por supuesto que el debate está en que si su cuerpo es capaz de aguantar ese nivel de competición y mas a ese ritmo. En mi opinión, con el paso de los años, Nadal irá escogiendo determinados torneos que le permitan puntuar para mantenerse arriba sin olvidar que a cada partido que pasa su experiencia es mayor, permitiendole definir partidos, como por ejemplo Andre Agassi retirado en 2006 con 36 años de edad.

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 12 mayo 2009
  2. ¿Pistas duras o tenistas blandos? 21 mayo 2009
  3. Tanto va el cántaro a la fuente… 1 junio 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *