22 octubre 2015 Baloncesto

Los Raptors son el equipo a seguir en la División Atlántico

A poco para que comience la liga, vamos a analizar en Altas Pulsaciones como se presenta esta temporada. Equipo por equipo, veremos los cambios que ha habido en la plantilla o en el banquillo y veremos qué objetivos se han marcado para este nuevo curso. Y para comenzar, lo hacemos por la División Atlántico de la Conferencia Este, donde hayamos equipos históricos como los Celtics o los Knicks pero en la que mandan los más jóvenes, los Raptors.

Boston Celtics

Después de meterse en los playoffs la temporada pasada cuando no lo esperaban, este año parece que los Celtics sí parten con el objetivo de repetir presencia en la postemporada. Cumplir ese objetivo no será fácil para los chicos de Brad Stevens, si recordamos que el año pasado se dieron circunstancias que ayudaron a que los Celtics acabaran entre los ocho mejores.

Con respecto a la plantilla que terminó la temporada no hay muchas novedades. Lo más llamativo es la llegada de David Lee, campeón el año pasado con los Golden State Warriors, además del alero Perry Jones y el ala pívot Amir Johnson. Vía draft los Celtics consiguieron a Terry Rozier, un base que ha sido señalado por muchos como un tapado de este draft.

Así las cosas, el base Isaiah Thomas seguirá siendo la “estrella”, o mejor dicho referente, de este equipo. Thomas seguirá partiendo desde el banquillo y el puesto de base titular lo regentará Marcus Smart, un jugador que este año tiene que dar un paso al frente ya, lo mismo que Kelly Olynyk. Sullinger, ahora con más competencia, tendrá que ponerse las pilas.

Brooklyn Nets

BrookLopez

Vientos de cambio se vienen en la franquicia de los Nets. Ser el mejor equipo de la ciudad no fue suficiente premio para un equipo que, pese a la inversión realizada, no estuvo a la altura de las expectativas. Llegaron a los playoffs, sí, plantaron cara a los Atlanta Hawks, sí, pero no fue suficiente dado que hablamos de una plantilla que ha costado más de 100 millones de dólares.

Ahora se inicia una nueva era, pues en la plantilla se han producido hasta ocho cambios con respecto a la temporada anterior. La baja más significativa será la de Deron Williams, cortado y posteriormente contratado por los Dallas Mavericks, mientras que en el apartado de altas la más llamativa es la del italiano Andrea Bargnani, del que no se puede esperar mucho a estas alturas.

Así las cosas, la estrella del equipo que dirige Lionel Hollins será Brook Lopez, un jugador que definitivamente tiene que dar un paso al frente y ser líder y referente. Las posibilidades de que este equipo logre pelear por estar en playoffs pasan también por Thaddeus Young, un jugador que llegó a mediados del curso pasado, y por las canastas que todavía pueda hacer el sobrepagado Johnson.

New York Knicks

El primer año de Phil Jackson como jefe de operaciones de los Knicks no pudo tener peores resultados: 17 victorias, la peor marca de la historia de la franquicia. Y las cosas para el segundo año no parecen haber cambiado en demasía: la suerte no estuvo de cara en el sorteo del draft y los grandes agentes libres dijeron “No” a jugar en la Gran Manzana.

Así que, aunque el equipo ha cambiado y contará con hasta ocho caras nuevas, no se puede decir que hayan firmado a una gran estrella. Las mejores incorporaciones en la agencia libre han sido las de Arron Afflalo y Robin Lopez, ambos procedentes de los Blazers. La más curiosa es la de Sasha Vujacic, que será la mano derecha de Fisher en la pista.

Lo más ilusionante, Carmelo Anthony aparte, es el número 4 del draft: Kristaps Porzingis. El letón despertó abucheos tras su elección, pero cuando lo han visto jugar las opiniones de los aficionados han cambiado a mejor. Eso sí, es un poco aventurado por el momento pensar que este chaval, por muy al abrigo de Melo que esté, va a cambiar el devenir de esta franquicia en el corto plazo.

Philadelphia 76ers

Okafor apunta a rookie del año

Los Sixers cayeron en el fango de la NBA hace dos temporadas y ahí siguen. Y entre los movimientos extraños que hace Sam Hinkie, como el de traspasar a Michael Carter Williams (rookie del año), o que la suerte no les acompaña, valga de ejemplo la recaída de Embiid, no esperen que este año el equipo de Philadelphia salga de los últimos puestos en este año.

Al menos, eso sí, esta temporada van a despertar mayor interés mediático gracias a su elección en el número tres del draft: Jahlil Okafor. De este jugador se esperan grandes cosas, ya que apunta a rookie del año, y además se espera un impacto casi inmediato, por lo que la sociedad que forme con Nerlen Noels, el otro joven pívot de los Sixers, va a seguirse muy de cerca.

Aparte de Okafor, habrá otras caras nuevas en los Sixers como el tirador Stauskas y Landry, ambos ex de los Kings, y el veterano Gerald Wallace, traspasado a los Warriors, cortado por estos y contratado por los Sixers a los pocos días. El base Tony Wroten, al que esperamos ver jugar más y lesionarse menos, y el alero Robert Covington han de seguir evolucionando.

Toronto Raptors

Los Raptors son, de lejos, el equipo más potente de la División Atlántico. Llevan liderando esta división las dos últimas temporadas y muy muy raro tiene que ser que no lo hagan una tercera. Si bien, el objetivo del equipo que dirige Dwayne Casey va mucho más allá, mucho más allá incluso que jugar playoffs, es pasar la barrera que nunca han pasado y llegar a unas finales de conferencia.

El equipo de Toronto ha perdido a uno de sus jugadores importantes el curso pasado, Lou Williams, que fue elegido como el mejor sexto hombre de la liga. Para compensar, llega uno de los free agents más interesantes, DeMarre Carroll, un jugador que fue muy importante en el fabuloso devenir de los Hawks el año pasado. Hay que confiar en que lo suyo no fue flor de un año.

Con Carroll, los Raptors complementan un fantástico backcourt que ya contaba con dos jugadores que anotan y que también se dejan la piel en defensa: Kyle Lowry y DeMarre DeRozan. En el juego interior, este tiene que ser el año del lituano Jonas Valanciunas, al que le han traído a Luis Scola y a Bismarck Biyombo para que le ayuden en la pelea en la pintura.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *