24 octubre 2015 Baloncesto

Los Hawks buscan revalidar su título en el Este

Ya hemos visto como se presenta la temporada NBA para los equipos de la División Central y de la División Atlántico, así que para terminar el repaso a la Conferencia Este vamos con la División Sureste. En esta división están los Atlanta Hawks, el equipo que consiguió el año pasado la mejor marca de la conferencia, además de los Miami Heat, los Washington Wizards, los Charlote Hornets y los Orlando Magic.

Atlanta Hawks

Dicen que lo difícil no es llegar a la cima, sino mantenerse, y esta es la frase más repetida a la hora de hablar de los Atlanta Hawks. Porque después de ver todo lo que lograron el año pasado, como liderar la Conferencia Este o recibir un premio del mes a todo su quinteto, el gran reto que afrontan los de Budenholzer es el de no bajar el listón y seguir siendo el equipo que nos maravilló.

Para ello, tendrán que sobreponerse a la baja de uno de los miembros de ese quinteto titular, DeMarre Carroll, que decidió hacer las maletas y marcharse a los Toronto Raptors. La labor de hacer olvidar al alero, o al menos de que se note su ausencia lo menos posible, recaerá en dos recién llegados, Tim Hardaway y Justin Holiday, que junto con Tiago Splitter son las incorporaciones más sonadas del equipo.

Como punto positivo, señalar que el equipo sí pudo retener a Paul Millsap, otro de sus jugadores que salía a la agencia libre. Así que los titulares que ya estaban (Teague, Korver y Horford) más los jugadores que tienen de banquillo (Bazemore, Schroder o Sefolosha), son las armas con las que cuenta Atlanta para repetir o, al menos aproximarse a lo que lograron el curso pasado. Lo necesitarán, pues ahora tienen más rivales.

Washington Wizards

John Wall busca meter de nuevo a Wizards en playoffs

Poco se habla de los Wizards si no es para hablar de Kevin Durant y del anhelo que hay en Washington de firmar a la gran estrella de los Thunder para el verano de 2016. Pero antes de que se de esa posibilidad en el futuro, los Wizards tienen que centrarse en el ahora y afrontar una temporada en la que las expectativas son, como mínimo, el repetir lo conseguido el año pasado, las semifinales de Conferencia.

Tras cinco años sin jugar los playoffs, los Wizards regresaron a la postemporada y dejaron el listón bastante alto como para repetir en una temporada en la que todo pinta a que será más difícil en el Este. Encima, no estará Paul Pierce, uno de sus titulares y al que, si bien ya se le notan los años, no ha perdido la clase y esa capacidad que tiene de aparecer en esos momentos en los que el resto nos escondemos

Para suplir a Pierce han llegado aleros como Alan Anderson, Jared Dudley o Gary Neal, pero quienes asumirán el rol serán Bradley Beal y Otto Porter. Jugadores jóvenes pero ya con cierta experiencia, Beal y Porter tendrán que ser los principales escuderos de John Wall, un hombre que ya el año pasado demostró definitivamente que puede liderar una franquicia y que tendrá que seguir asumiendo ese papel, al menos este año.

Charlotte Hornets

La pareja que forman Kemba Walker y Al Jefferson parecía suficiente para llevar a un equipo a los playoffs del Este el año pasado, pero no fue así en Charlotte. Claro está que tampoco jugaron mucho juntos, porque cuando no estuvo uno lesionado, estuvo el otro. Y no fueron los únicos de la plantilla. Así que todas las posibilidades de los Hornets para este año las condicionaremos a la salud.

Por lo pronto, han montado un buen equipo. Al dúo Walker y Jefferson, sin olvidarnos de Kidd – Gilchrist (aunque éste seguro se pierde bastantes partidos este curso), se han unido Nicolas Batum, que aportará un plus en defensa, y Jeremy Lamb, que será una amenaza exterior. Vía draft ha llegado Frank Kaminsky, un jugador al que no auguran una gran carrera NBA pero que ha hecho muy buena pretemporada.

Y entre las bajas, sólo han tenido que decir adiós a Henderson y Biyombo, que eran jugadores que cumplían, y a Lance Stephenson, que nunca estuvo a la altura de lo que se esperaba de él y que se había convertido en un lastre. Así las cosas, sobre el papel estos Hornets son mejores que los del curso pasado. Ahora tienen que encontrar la receta que los mantenga sanos y ser un equipo que pelee por pillar una de las últimas plazas de playoffs.

Miami Heat

Chris Bosh ya se ha recuperado del edema pulmonar

Se fue LeBron James y tras cuatro años maravillosos que se saldaron con dos anillos, los Miami Heat naufragaron. El equipo se quedó huérfano de liderazgo, y más con Dwyane Wade sufriendo continuamente lesiones y con Chris Bosh de baja por un serio problema de salud del que afortunadamente está recuperado. Sin embargo, el presente se presenta mucho más favorable en la franquicia de Florida.

De hecho, a Miami se le considera un equipo candidato en la Conferencia Este y razones no le faltan para ello. Mientras pudo, Bosh ya demostró que puede echarse el equipo a la espalda. Además, está Wade, que no necesita presentación, y está Goran Dragic, que se destapó en Phoenix como uno de los mejores bases de liga. No es el Big Three, pero es un trío que ilusiona y que parece suficiente para volver a playoffs.

A este trío hay que unirle Luol Deng, un veterano alero que siempre cumple con el papel que le encomiendan, y Hassan Whiteside, el pívot que han echado en falta en Miami en los últimos años y que surgió casi de la nada durante el curso pasado. Para el fondo de armario, uniéndose a Chalmers, Andersen o Haslem, han llegado este verano Gerald Green y Amar’e Stoudemire.

Orlando Magic

Los Magic son un equipo con un grupo de jugadores jóvenes a los que ves jugar y piensas que tarde o temprano serán jugadores muy importantes en la NBA. ¿Será éste por fin el año en el que den definitivamente el salto cualitativo y competitivo para ser al menos un equipo de playoffs en la Conferencia Este? Puede que la clave para que se de esto, al menos en unos años, esté en la llegada de Scott Skiles.

El ex técnico de los Bucks y los Kings tiene fama de ser un hombre que hace crecer y progresar a los jóvenes, y con ese aval llega a un equipo donde contará con jugadores como Aaron Gordon, Evan Fournier, Nikola Vucevic, Thobias Harris, Victor Oladipo y Elfryd Payton. Todos jugadores de gran talento, que hacen números con facilidad pero a los que les falta funcionar como equipo, a los que les falta ganar.

Como ayuda, los Magic incorporan un nutrido grupo de nuevos reservas, como Shabbaz Napier, Jason Smith o C.J. Watson, que se unen al veterano Channing Frye. Y a todos ellos se suma desde el draft el croata Mario Hezonja, que da el salto a la NBA desde Barcelona con la presión y la etiqueta de ser uno de los mejores talentos del baloncesto europeo. Orlando parece un buen sitio para demostrar lo que se espera de él.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *