27 octubre 2015 Baloncesto

Towns y Wiggins son la pareja de moda en Minnesota

Terminamos los análisis de los equipos de cara a esta nueva temporada en la NBA con los últimos cinco equipos que nos quedan por revisar de la Conferencia Oeste: Minnesota Timberwolves, Oklahoma City Thunder, Denver Nuggets, Utah Jazz y Portland Trail Blazers. Es decir, los cinco equipos que forman la División Noroeste.

Minnesota Timberwolves

Tener al número uno del draft de este año, y que sea un jugador tan prometedor como Karl Anthony Towns, ya te convierte en un equipo a seguir. Si a eso le sumas que tienes también al número uno del draft del año pasado y rookie del año, Andrew Wiggins, más todavía. En sólo una palabra se puede resumir lo que despierta en Minnesota la nueva temporada que se abre: ilusión.

Y es que los Timberwolves son algo más que estos dos jóvenes prometedores y otros como LaVine o Muhammad. Los Wolves son Ricky Rubio, del que esperamos ya alcance la gran temporada de su confirmación de una vez por todas, son una pareja interior solvente como Pekovic y Gorgui Dieng, jugadores de doble doble fácil, son el equipo de aterrizaje de Bjeliça en la NBA y el de veteranos como Garnett o Prince, que cualquier entrenador querría tener en el vestuario.

Evidentemente, cualquier análisis sobre las perspectivas de los Wolves queda truncado por el palo que se ha llevado la franquicia estos últimos días: el fallecimiento de Flip Saunders, entrenador y presidente. Habrá jugadores que acusen el golpe, especialmente en los primeros días, y habrá a quienes todo esto les “sirva” para dar un plus extra e intentar homenajear, dándolo todo en cada partido, al hombre que inició este proyecto.

Denver Nuggets

Mudiay es la nueva sensación en Denver

Una temporada muy mala en cuanto a resultados y llena de problemas extradeportivos de toda índole, como la que se vivió en Denver el curso pasado, haría que todo saltase por los aires. Pero en los Nuggets no ha sido así, señal de que apuestan por el proyecto deportivo que tienen entre manos, y ha habido muy pocos cambios, aunque eso sí, los que ha habido son esenciales.

Comenzando por el entrenador, puesto en el que ahora veremos a Mike Malone. Mientras le dejaron, Malone no dejó precisamente malas sensaciones en Sacramento, y ahora en Denver tendrá la fortuna de poder contar con un Gallinari ya sano y con un Nurkic que progresa adecuadamente. En la plantilla también siguen jugadores como Chandler o Faried, que centrados y con un rol concreto pueden ser provechosos.

El otro cambio esencial es la salida de Lawson a Houston, a cambio de recibir a Papanikolau y Dorsey, hombres de relleno para el banquillo. El puesto de base titular será ahora para Emmanuel Mudiay, la gran apuesta de los Nuggets en el draft. El base africano ya era famoso antes de llegar a la NBA, y sus buenos números durante la pretemporada no han hecho sino aumentar ese hype que ya traía de por sí.

Utah Jazz

Nombre por nombre, la plantilla de los Jazz no da como para pensar que sean uno de los ocho mejores equipos al término de la liga regular en una Conferencia Oeste que tiene muchas plazas asignadas y muchos aspirantes a las que quedan por repartir. Pero en Salt Lake City tienen motivos para pensar que es posible, incluso pese a que el puesto de base se les queda cojo por la lesión de Exum para todo el año.

Primero, Gordon Hayward porque su mejor jugador empieza ya a despuntarse definitivamente como una estrella. Y segundo, porque cuenta con una prometedora pareja en el juego interior, Derrick Favors de ala pívot y el francés Rudy Gobert como center. A ellos hay que unirle, en menor medida, el escolta Alec Burks, que hasta que se lesionó estaba haciendo unos números dignos

A todo eso, el hecho de que los Jazz son uno de los equipos que menos canastas conceden. Quin Snyder ha convertido a los de Utah en uno de los mejores equipos defensivos, aunque el equipo todavía tendrá que mejorar mucho en el aspecto ofensivo para ser verdaderamente un quebradero de cabeza, que lo serán si siguen con la progresión que mostraron durante el último tercio de competición el año pasado.

Oklahoma City Thunder

Westbrook firmó una temporada de MVP

Tras cinco años entrando en playoffs de forma consecutiva, los Thunder se quedaron fuera de la postemporada al terminar en novena posición. Empezaron la temporada sin sus dos estrellas, Russell Westbrook y Kevin Durant,y aunque el base volvió y firmó una temporada digna de un MVP, las derrotas que arrastraban del principio y los Pelicans impidieron que en Oklahoma disfrutaran de los playoffs un año más.

Esto fue la excusa perfecta para cargarse a Scott Brooks. El cambio de técnico, con Billy Donovan llegando de la Universidad de Florida para estrenarse por fin en la NBA, es la única novedad en este equipo que confía en que, con el regreso de Durant y con el salto cualitativo que dio la plantilla con la llegada de Enes Kanter, dura competencia para Ibaka en el puesto de ‘4’, el equipo aspire de nuevo al anillo y olvide el curso pasado.

En principio, es una temporada del “ahora o nunca”, porque puede ser el último año de Kevin Durant en Oklahoma. Aunque el jugador ya ha dicho que su deseo es el de ser un Thunder toda la vida, al estilo de Bryant en los Lakers o Duncan en los Spurs, hasta que no esté firmado y sellado la renovación no se puede dar por hecha, y menos cuando media NBA estaría dispuesta por hipotecarse para contratar al que fue MVP de 2014.

Portland Trail Blazers

Y Lillard se quedó sólo. Después de una temporada en la que fueron el mejor equipo de la División, para terminar cayendo en primera ronda de los playoffs ante los Memphis Grizzlies, el equipo de Oregon ha terminado desmantelándose. Del quinteto titular sólo va a permanecer Lillard porque Wesley Matthews, Robin Lopez, Nicolas Batum y, especialmente, LaMarcus Aldridge han picado el billete.

La marcha del mejor jugador y gran líder de la franquicia deja con todos los galones a Damian Lillard. Si ustedes juegan a juegos manager o fantasy, les recomiendo que cuenten con el base de los Blazers porque va a hacer números a mansalva. De hecho, ya en pretemporada los ha hecho y hemos visto que se lo tira casi todo y que se las juega casi todas. Imaginamos que, con el tiempo, ya irá tomando confianza con sus nuevos compañeros.

Entre esos nuevos compañeros destacamos a los exteriores Gerald Henderson, Al Farouq Aminu y Moe Harkless, y a los interiores Noah Vonleh, Ed Davis y Mason Plumlee. Si bien, el mejor socio que ha tenido Lillard en esta pretemporada es uno de los que se han quedado, C.J. McCollum, escolta que ya el año pasado nos sorprendió promediando 17 puntos en la serie contra los Grizzlies y que ahora, con más libertad, puede lograr registros así en liga regular.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *