20 julio 2010 Baloncesto

Dos ex de Utah Jazz, Korver y Brewer, jugarán en Chicago Bulls

Los Bulls fueron otro de los equipos que peleó por hacerse con los servicios de Lebron James este verano, y que evidentemente se llevaron un chasco enorme al no conseguirlo. Sin embargo, el equipo de Chicago no ha parado de moverse para aumentar la competitividad de una plantilla que se hacía con Carlos Boozer y que cuenta con jóvenes en franca progresión como el base Derrick Rose o los pivots Joaquim Noah y Taj Gibson.

Uno de los problemas a mejorar era el tiro exterior, una de los puntos flacos de Rose y huérfano desde la marcha de Ben Gordon. Pese a que el base estrella de los Bulls ha progresado en esta faceta, el equipo se movió para contratar a Kyle Korver, un alero que destaca precisamente por su lanzamiento exterior como única gran virtud y que falla en otros aspectos del juego como la defensa. Sixers y Jazz ya han contado con los servicios de Korver, pero tras 8 años en la liga no ha cuajado como titular.


El siguiente paso fue buscar otro jugador tipo raza blanca tirador, y el elegido fue el escolta J.J. Redick, de los Magic. Los Bulls ofrecieron 19 millones de dólares por 3 temporadas al chico de Duke en espera de que los Magic, que se guardaban el derecho de tanteo, no igualaran una oferta que comprometería mucho en cuanto a salarios al equipo de Orlando. Pero sin embargo, Redick se quedará en Florida ya que los Magic no estaban dispuestos a perder a este tirador que ha progresado mucho en el último año.

Apenas unas horas después del no de Redick, los Bulls ya habían encontrado a su escolta: Ronnie Brewer. El ex de los Jazz, y que terminó la liga en Memphis, firma como agente libre por 3 temporadas y un total de 12 millones de dólares. Brewer no destaca precisamente por ser un gran lanzador, pero es un jugador de esos que tanto gustan a los entrenadores, muy aplicado defensivamente y con buena selección de tiro, lo que hace promediar más de 10 puntos por partido y con buenos porcentajes sin ser un buen tirador.

Con estos movimientos, no es que los Bulls hayan dado un gran salto de calidad que los convierta en aspirantes a la final de la dificilísima Conferencia Este, pero si los jóvenes del equipo siguen su progresión normal y el nuevo entrenador Tom Thibodeau, hace su trabajo tan bien como lo hacía de asistente de Doc Rivers en los Celtics, podría volver a verse al equipo de Chicago en unas semifinales de conferencia.

Vía | NBA

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *