7 abril 2015 Baloncesto

Paul George regresó tras ocho meses lesionado

El pasado domingo, Domingo de Resurrección, fue el idílico día que eligió Paul George para reaparecer. Después de que en los últimos días se rumoreara sobre ello, finalmente el jugador de los Indiana Pacers volvió a las pistas, eso sí, incluso antes de lo que estaba previsto cuando se produjo su grave lesión.

En aquel momento, cuando se fracturó la pierna en agosto, en la preparación del USA Team para el Mundial, todo el mundo daba por hecho que George se perdería la temporada al completo. Pero al final, el jugador ha podido regresar antes y ya jugó sus primeros minutos y anotó sus primeras canastas ante los Miami Heat, en un partido muy importante para el futuro a corto plazo de su equipo.

Y es que los Pacers están en la pelea por entrar en los playoffs, una igualada lucha con otros equipos como los Heat precisamente, Celtics, Nets o Hornets. George llega a lo justo, aunque no tan en forma como debería, para ayudar a su equipo a meterse en la postemporada y así, de paso, disfrutar un poco más su regreso, que de no ser así sería de tan sólo unos cuantos prtidos.

Lo cierto es que los Pacers han hecho bastante hasta ahora. A la baja prolongada de George, hay que unir ausencias largas también de David West o de George Hill, algo que vulgarizaba aún más al equipo de Frank Vogel. Así que meterse en playoffs sería un éxito, un éxito ahora más factible con el regreso de George que, más que nada, supone una importante inyección anímica.

Más allá del hecho de la buena noticia que supone el regreso de un gran jugador, quien sabe ahora si los Pacers, de entrar en playoffs, serían un hueso más duro de roer de lo que cabría esperar. A los Hawks o los Cavs, los que serían sus hipotéticos rivales, seguro que no les hace gracia imaginar esta situación, de tener casi vía libre a semifinales a tener un cruce nada cómodo.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *